Así son los entrenamientos de Alex Yee para ser el triatleta (casi) más rápido del mundo en carrera a pie

Alex Yee daba un golpe en la mesa el pasado fin de semana al imponerse a todos los favoritos en la Copa del Mundo de Ciudad del Cabo, la primera del año. El británico, a sus apenas veinte años, daba un recital en el tercero de los segmentos, en el que ha demostrado que el futuro es suyo. En tierras sudafricanas su rendimiento fue, simplemente, espectacular: 14:41 en los cinco kilómetors finales, a 2’56”.

No es la primera vez que el londinense muestra su potencial en carrera a pie. En el europeo de Berlín de 2018 tomó la salida en la prueba de 10.000 y logró cruzar la meta en 27:51:94, codeándose con grandes especialistas como Adel Mechaal, que solo entró medio segundo antes que él en meta. Ya en 2015, en el 3.000 de los Campeonatos del Mundo logró hacerse con la sexta posición. Hace un par de meses, en un parkrun cerca de casa, logró correr 5K en 13’57”, a 2’47”.

De cara a Tokio 2020, y sobre todo Paris 2024, Alex Yee es una de las figuras llamadas a brillar con luz propia. En un momento del triatlón en el que casi siempre se dilucida el ganador final en la carrera a pie, él y Mario Mola tienen mucho que decir al respecto. Y lo mejor de todo, como ocurre con deportistas como Lionel Sanders o Kristian Blummenfelt, es la absoluta transparencia que tiene en lo referente a sus datos de entrenamiento, que tiene públicos a través de Garmin Connect.

A través de este portal se pueden ver los entrenamientos que Yee ha aplicado a lo largo de las últimas cuatro semanas para terminar haciéndose con la victoria en Ciudad del Cabo. La primera de ellas, del 14 al 20 de enero, se desplazó a Stellenbosch, ya en Sudáfrica, para compartir entrenamiento con sus compañeros de selección Tom Bishop, Elliot Smales y Jack Willis.

Los entrenamientos a baja intensidad, la clave

Una cosa sorprende de esta primera semana de entrenamiento: la baja intensidad, entre 4’20” y 4’50”, a la que corre en gran parte de los entrenamientos. Para un triatleta con la capacidad para correr un 10K a 2’47”, se podría decir que está entrenando hasta despacio. De hecho, solo hay una sesión intensa a lo largo de estos siete días: una en la que incluye cuatro series, con 1’30” de duración menguante: doce minutos la primera, nueva la segunda, seis la tercera y tres la última.

alex yee

Foto: Garmin Connect

En la primera logró completar 3’98 kilómetros (a 3’01”); En la segunda, 3’08 kilómetros (a 2’56”); En la tercera 2’11 kilómetros (a 2’51”); Para terminar, en la cuarta, lo dio todo, con 1’14 kilómetros recorridos (a 2’39”).

En total, acumuló 90’4 kilómetros de carrera a pie.

La segunda semana fue sin duda, la más exhaustiva de toda, alcanzando los 105’75 kilómetros de carrera a pie y los 356 sobre la bicicleta. Destaca un entrenamiento de fartlek con series de 800, 600 y 400, en el que rondó durante la fase explosiva los 2’30” de media.

alex yee

Foto: Garmin Connect

La tercera y cuarta semana, de tapering

En más de una ocasión hemos hablado de la supercompensación que supone hacer una buena recuperación previa a la competición. Alex Yee es un buen exponente de esta idea, ya que la tercera y cuarta semana de cara a Ciudad del Cabo fueron de reducción de volumen. Durante la tercera, entre el 28 de enero y el 3 de febrero, mantuvo el volumen en carrera a pie -104 kilómetros- pero redujo a la mitad los kilómetros sobre las dos ruedas -hasta los 176.

El entrenamiento más interesante, es un 3x(4×400) con 100 metros de trote entre las primeras dos series, y de 200 entre las segundas. Entre bloques, otros 400 metros de recuperación. En todos las series mantuvo un ritmo de 2’43”, mientras que en la recuperación lo hacía siempre por debajo de 4’30”. En el último bloque, siguiendo el lema de “la última, la más rápida”, incrementa la intensidad y se va a los 2’25”. Casi nada.

En la última semana, el tapering y la recuperación son más evidentes si cabe. Completa 47’3 kilómetros de carrera a pie, y apenas sale con la bici para rodar 68’5 kilómetros, repartidos en tres salidas muy cortas. El 5 de febrero, apenas cinco días antes de la disputa de la prueba, hace el último entrenamiento de intensidad: Un 800, 2×600 y 3×400 con 1’30” de recuperación.

Y después de eso, el espectáculo de Ciudad del Cabo, en el que fue capaz de correr a 2:56. Solo Mario Mola, Javier Gómez Noya y Alistair Brownlee han sido capaces de correr más rápido que él, y ninguno de ellos a su edad. Su evolución en estas tres últimas temporadas –incluso con el terrible accidente sufrido en Cagliari en 2017– nos hacen pensar que el joven británico puede ser capaz de, si cabe, correr más rápido.

Fuente

X