Borombombón, borombombón, es el equipo de Leo Malgor

La mañana fría en la rambla de Mar del Plata no lo amedrenta. Mira el reloj, luego a sus alumnos y dice: “A correr”. Ahí es cuando se toma un respiro para charlar con Más Aire.

Leo Malgor forma parte de una camada de entrenadores que le dieron una vuelta de tuerca al atletismo argentino, formando nuevos talentos. Junto con Daniel Díaz, desde “La Feliz”, se construyó una nueva “fábrica de atletas” y hoy en día muchos de los mejores exponentes aún no tocaron techo.

Nacido en Montevideo, supo combinar sus experiencias como atleta con su presente como entrenador.

“Mi transición de atleta a entrenador fue forzada, por una lesión. A los 25 años debí dejar y por más que intenté volver, nunca fue de la misma forma y no recuperé jamás el nivel que había tenido en su momento. Las experiencias que tuve como atleta, además de lo que me dejaron las lesiones, me llevaron por el camino de la enseñanza”, cuenta.

Su primera atleta fue María de los Ángeles Peralta. Luego, se fueron acercando más atletas, para luego empezar a formar chicos.

“A través de mis horas en el EMDER, no dejo de reclutar chicos de todo Mar del Plata”, afirma.
Las mellizas Mariana y Florencia Borelli (comenzaron a los 9 años), Belén Casetta (empezó a los 12) y muchos más integran la lista para hoy mostrar un gran presente dentro del atletismo argentino.

MALGOR TRACK & FIELD
A metros de la playa, hasta su esposa Lucía hace pasadas. Es una gran corredora, de esas que se mete entre las primeras, pero con muy bajo perfil. A la hora de entrenar, los anillos quedan a un lado y Leo marca el ritmo.

El running team Malgor Track & Field convoca a muchos atletas y runners de diferentes niveles.

Claro, para alguien de Buenos Aires, poder ver entrenar a “Marita” Peralta, las hermanas Mariana y Florencia Borelli, Belén Casetta, Diego Lacamoire, el “Colo” Mastromarino, Sofía Luna, Micaela Levaggi o Lucas Bagaloni, entre otros, impacta. Para los marplatenses, verlos pasar es algo de todos los días.
“El que no cumple con el plan de entrenamientos pasa por la balanza”, bromea Malgor en cuanto a su rigurosidad.

Lo cierto es que el orden y meticulosidad es la clave del éxito. Más teniendo cerca una competencia tan importante como los Juegos Panamericanos.

A poco más de una semana para Loma 2019, da su mirada sobre lo que será el rol de Casetta y las Borelli: “Las chicas van a hacer muy buenos Juegos. Me animo a soñar con alguna medalla aunque sabemos que en la previa no es para nada fácil, y si se comparan con las marcas de las jamaiquinas, canadienses, americanas y mexicanas, no estarían en posición de lograrlo. Pero cada carrera es diferente y todo puede pasar, muchas veces uno llega a la final con el mejor tiempo y luego se termina quedando fuera del podio”.

El mejor ejemplo fue la medalla de bronce en Toronto 2015, cuando el “Colo” Mariano Mastromarino se subió al podio con una carrera que fue de menor a mayor. “Con el tiempo que tenía Mariano, estaba entre el octavo y doceavo puesto, pero terminó llevándose una medalla”, recuerda con una sonrisa.

Justamente, respecto a Mariano, al mencionarlo su voz mezcla sensaciones de afecto, amistad y al mismo tiempo, profesionalismo: “Serán sus terceros Panamericanos. En Guadalajara 2011 corrió los 3.000 con obstáculos, en Toronto fue bronce en los 42k, y ahora lo vamos a ver largar en la maratón de Lima”.

Identificado con Nike y siendo una de los emblemas de la maratón de Mar del Plata, es una de las palabras autorizadas para hablar del futuro del atletismo argentino: “Se vienen grandes figuras, ya sea en Juegos Olímpicos como Mundiales. Los ya consagrados le están dejando paso a los talentos. Y sobre todo, se está viendo un avance en cuanto a las pruebas de pista, que durante un largo período estuvieron relegadas o poco presentes en competencias internacionales. Antes, predominaban los lanzadores y saltadores, pero ahora se han sumado jóvenes de la pista”.

Source link

X