Callum Hawkins, que colapsó en Gold Coast, cuarto en el maratón de Doha

El corredor escocés de 27 años, Callum Hawkins, ha sido uno de los grandes protagonistas de los pasados Campeonatos del Mundo de atletismo disputados en Doha la semana pasada. Todos recordaremos, seguro, las terribles imágenes de Callum Hawkins derrumbándose cuando lideraba la maratón de los Juegos de la Commonwealth de Gold Coast en Australia en abril de 2018. Bajo un sol plomizo y con 30 grados de temperatura, Hawkins, que iba líder con cerca de dos minutos respecto a sus perseguidores, sufrió un primer desfallecimiento después de dos horas corriendo. Tras proseguir la marcha, Callum Hawkins recorrió varios metros tambaleándose, antes de caer de nuevo, a falta de dos kilómetros para meta, sin un gramo de fuerza en las piernas. Hawkins, con 25 años por aquel entonces, fue finalmente conducido al hospital, aunque no se temió en ningún momento por su salud.

Las imágenes dieron la vuelta al mundo y la polémica surgió al ver el comportamiento de los espectadores, sacando fotos al atleta mientras se encontraba desplomado en el suelo, en lugar de haberle ofrecido ayuda.

De los errores, se aprende

“De lo que pasó en Goald Cost he aprendido mucho y he estado probando cosas diferentes”, dice el corredor británico. Como de todos los errores se acaba aprendiendo y sacando una lectura positiva, esta experiencia sufrida en Gold Coast le ha servido a Hawkins para prepararse este Campeonato a conciencia entrenando en un cobertizo de un jardín con calentadores para reproducir las condiciones de calor y humedad que iba a encontrarse en Doha y que le sirvieron para conseguir una más que meritoria cuarta plaza.

Un heroico intento del escocés de mejorar su cuarto puesto en Londres hace un par de años le llevó esta vez a terminar en un puesto nuevamente fuera de las medallas.

Hawkins estaba muy retrasado durante los primeros kilómetros de carrera, pero poco a poco se fue abriendo paso en el grupo. A poco más de tres kilómetros del final, se puso a la altura de la cabeza de carrera, incluso haría un esfuerzo brutal por estar en puestos de medalla. Pero a falta de un kilómetro para la meta, Hawkins se quedó sin fuerza y fue incapaz de seguir luchando por la medalla que la historia le niega por el momento.

Callum Hawkins

Foto: Mike Egerton/PA Wire

Lelisa Desisa se llevó el oro para Etiopía en 2:10.40, con la plata para Geremew, cuatro segundos después. Amos Kipruto de Kenia se llevó el bronce en 2:10.51. El corredor británico fue capaz de terminar en un tiempo muy respetable de 2:10:57, a menos de tres minutos de su mejor marca personal en las duras condiciones para todos los atletas que corrieron en Doha.

A pesar de las duras declaraciones de muchos atletas de renombre sobre las condiciones en las que se corrió en Doha, Hawkins, único representante de Gran Bretaña, ha dicho al respecto: «Todo el mundo está en el mismo barco y se trata de prepararse mejor, porque si tu cuerpo no está listo para hacerlo, no lo estará. No se puede hacer nada, pero todos sabíamos que la temperatura corporal iba a subir rápidamente.»

«Tienes que adaptarte y asegurarte de que tu plan de carrera se ajusta a las condiciones. He estado poniendo calentadores en un cobertizo. Es un cobertizo grande y apropiado, no uno pequeñito, y lo he subido a 39 grados. Es raro entrenar con calor y humedad, sufres más, pero es lo que puede darte una oportunidad para ser mejor que gente que no se lo haya preparado bien.

Toda una lección del corredor británico que con un cuarto puesto en el Campeonato del Mundo ha demostrado cómo se puede aprender de los errores pasados.

Fuente

X