Cameron Wurf sobre su debut con INEOS: “La primera parte de la carrera fui el bate; la segunda, la pelota”

Cómo ya comentamos hace escasos días, el equipo INEOS anunció el fichaje del australiano Cameron Wurf tras la retirada de Vasil Kiryienka por problemas cardíacos.

El ciclista, que llevaba sin competir con un equipo profesional desde 2015, tuvo su primera prueba en las filas de INEOS en Australia, en la que acabó retirándose en el kilómetro 141, justo cuando el pelotón entraba en la última vuelta del circuito.

Ahora, el australiano ha decidido publicar sus reflexiones acerca de su fichaje por el equipo y las valoraciones de la carrera en su blog personal.

El fichaje por INEOS

Es de sobra conocido que Team INEOS es uno de los mejores equipos ciclistas del mundo. No en vano, cuenta con figuras de la talla de Chris Froome, Egan Bernal o Geraint Thomas, últimos vencedores del Tour de Francia, entre sus filas.

No es de extrañar que con esa perspectiva el también triatleta aceptara la oferta: “Me llamó Carster Jepperson hace una semana y no me llevó más de un segundo decir que sí”.

Además, tal y como afirma el propio deportista, esta vuelta a la bicicleta también le va a servir para progresar en su faceta más conocida, la de triatleta.

“Es una cosa que mi entrenador y el director de INEOS ya habían discutido en los últimos años. Se trataba principalmente de decidir cuándo encajaría en el equipo y como me ayudaría esto para Kona”, afirma el australiano.

La preparación de la carrera

Solo unos días después de anunciar el fichaje por el equipo, el triatleta ya tenía programado su primer reto en Australia.

Para ello, el vigente recórdman del segmento ciclista en Kona viajó de los Angeles hasta casa para entrenar con el resto de sus compañeros.

Hay que recordar que contaba con una ventaja: ya se había reunido con la totalidad de sus compañeros hace unos meses en un campamento en Mallorca al que había sido invitado por la escuadra británica.

“No estaba en las listas en ese momento pero era como si ya estuviera en el equipo” explica el aussie en su artículo. “Me prestaron desde la ropa de equipo hasta la bicicleta, que era el modelo con el que participé en Kona en 2017. Así que cuando llegué a Australia ya conocía todo el mundo”.

La Cadel Evans

Pese a ser la primera carrera de estas características que disputaba el deportista en cinco años, el australiano aseguraba estar “tranquilo, como en todas las líneas de salida en las que he estado”. Esto es debido a que “ese tiempo ya no es para especular,sino para concentrarse en la carrera”.

La competición empezó y con ella, los primeros ataques y el ciclista estaba sorprendentemente cómodo ya que “el World Tour no ha cambiado mucho después de todo”.

Siete kilómetros después, se juntaron todos los factores necesarios para comenzar un ataque así que, como explica “el capitán del equipo se acercó a mí y me habló del ataque planeado”.

El ataque empezó poco después. “Ser el primero en tirar hace que te sientas vulnerable, ya que si te equivocas otro equipo puede atacar. Pero Luke nunca se equivoca” declara el ciclista.

Supe que estabamos haciendo serios daños cuando vi a gente como Pedersen o Greipel”. Además, solo diez minutos de esto el favorito de la prueba, Elia Viviani, “se había quedado atrás”.

Un ataque de esas características siempre causa fatiga y más para alguien que llevaba tanto tiempo sin competir en un torneo así: “después de mi primer ataque estaba totalmente saturado, pero no quería frenar las cosas ni herir mi orgullo como triatleta”.

De todas formas, el ciclista se pudo reponer poco después ya que “la parte frontal del pelotón se redujo bastante y pude volver a competir“.

Con la presión del resto de equipos que formaban parte del pelotón, el australiano y los suyos empezaron a disminuir el ritmo. Esto, tal y como aclara, “provocó que el equipo de Viviani empezara a reducir la diferencia”.

Tras esto vino otro ataque más que hizo al equipo del australiano ponerse a la par con el de Caleb Ewan, controlando el pelotón entre ambos grupos.

Pero justo después, Pavel Sivakov tuvo un pinchazo y Wurf tomó la decisión de ayudarle: “como era crucial que Pavel estuviera de vuelta en el frente, decidí que cambiara la rueda y ayudarle a volver a la parte delantera”.

Este objetivo no fue fácil para el triatleta, pero pudo conseguir el objetivo. “Me abrí paso pero no veía ni el camino. Pavel ni se inmutó y salió hacia la grava, que en Australia es como rodar sobre canicas”.

Una vez conseguido el objetivo, Cameron Wurf se había quedado en mitad del pelotón. “Y no quería estar ahí. Es que en la primera parte de la carrera fui el bate y ahora era la pelota”.

La carrera para el australiano finalizó con un abandono, ya que con todo el esfuerzo ejercido durante la competición, al llegar a la fase de montaña “la cabeza me decía que avanzara pero el cuerpo me tiraba para atrás. Pude soportar la primera ascensión, pero en la segunda me dí cuenta de que no iba a poder ser”.

Fuente

X