Cómo elegir el sujetador deportivo adecuado

A la hora de correr, las mujeres suelen sufrir molestias en sus pechos. El motivo principal es que, comparado con los hombres, no sólo se trata de una zona con mucho más volumen, sino que tiene muchos menos músculos.

Básicamente está formado por glándulas mamarias, tejido graso y conductos, unidos por los llamados ligamentos de Cooper, una especie de red elástica. Eso hace que tenga una movilidad bastante grande, lo que ocasiona incomodidad y dolor.

Por eso es imprescindible la utilización de un sujetador deportivo. El tema es que hoy en día hay cada vez más modelos, con diferentes cortes y diseños. Y a veces es difícil elegir el correcto. Para que no te equivoques, a continuación te daremos una serie de consejos muy importantes.

Medir bien la copa: lo primero es saber exactamente cuánto mide lo que se conoce como la copa. Para eso hay que tomar dos medidas: una encima de los pechos, y otra a la altura del pezón. Luego se resta el primer resultado al segundo. Una diferencia de 2,5 cm significa que se tiene una copa A. Con 5 cm se deberá buscar una B. Y así sucesivamente.

Comprobar la sujeción: asegurarse de que los pechos están completamente cubiertos y de que no se crean protuberancias alrededor de la prenda o en las axilas.

Verificar que no apriete demasiado: es importante que cumpla su función de sujetador, pero sin incomodar. Si marca demasiado la piel es porque sin lugar a dudas el talle es demasiado chico.

Renovarlo cuando sea necesario: en cuanto se compruebe que no ajusta lo suficiente, hay que cambiarlo por uno nuevo. Lo más normal es que duren -al menos- lo mismo que las zapatillas, por lo tanto cada seis u ocho meses, si se corre tres o cuatro días a la semana, habrá que renovarlo

Source link

X