Cómo se produce la euforia del corredor

Muchas veces se ha escuchado hablar de la “euforia del corredor”, aunque nunca se analizó de donde proviene. Algunas personas piensan que es sólo por tener una gran capacidad aeróbica y sentirse en excelente condición para correr. Pero de acuerdo con un estudio reciente publicado en Medicine & Science in Sports & Exercise, la razón más probable podría estar en los genes.

Los investigadores observaron a 25 corredores universitarios, tanto hombres como mujeres, y probaron su saliva antes y después de una carrera de larga distancia.

También les preguntaron si habían experimentado euforia al correr, lo que estimaron basándose en cuatro criterios: estado de ánimo, pérdida de tiempo, calidad de carrera y euforia. Y además tuvieron en cuenta marcadores fisiológicos como la temperatura, la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la dilatación de la pupila y los niveles de serotonina.

Para el análisis se centraron principalmente en la prueba de saliva, porque contenía información sobre el ARN, que es lo que utiliza su ADN para producir proteínas para sentirse bien o tener euforia de corredor. Algo así como los opiáceos naturales y los cannabinoides, según el autor principal del estudio, Steven Hicks, doctor en medicina de la Universidad Penn.

El propio Hicks, quien además es un asiduo corredor, explicó que el cuerpo crea estas proteínas en respuesta a experiencias ambientales como correr, por razones como la reparación muscular y el control del dolor. Pero no todos los procesos se activan en la misma medida. Es por eso que alguien podría estar llegando a la euforia de corredor, mientras que otra persona podría estar todavía en modo lento.

“Como corredor siempre me dijeron que sólo las endorfinas causaban la euforia de corredor. Pero recientemente esa idea ha sido cuestionada en el campo científico, y hay evidencia creciente de que el sistema endocannabinoide puede estar involucrado”, dijo Hicks.

El sistema endocannabinoide regula la forma en que otros sistemas funcionan en tu cuerpo, a fin de mantener la homeostasis (o el equilibrio) y el funcionamiento óptimo. Si el cuerpo fuera un automóvil, este sistema sería la computadora que permite que otros sistemas funcionen juntos de manera eficiente y los modifique cuando sea necesario. Cuanto mejor funcione el sistema, mejor uno se sentirá.

En resumen, como lo explica también Hicks, “todo esto quiere decir que la euforia de corredor parece ser impulsada por múltiples vías, así que ahora tenemos una mejor comprensión de qué moléculas activan y desactivan esas rutas después de una larga carrera”.

La siguiente fase de la investigación será determinar los elementos específicos de una carrera que hacen que sea más o menos probable que esos interruptores moleculares estén encendidos y apagados.

Source link

X