Dopaje, tramadol y cómo aficionados se ponen hasta arriba de sustancias ilegales

Como siempre digo, el tema del dopaje es algo que a todos nos interesa de alguna manera pero es un tema del que también huimos con relativa facilidad porque ha afectado y afecta a muchos de nuestros ídolos deportivos.

Este post lo escribo porque la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD) ha sacado la noticia de que a partir de marzo de 2019 el Tramadol estará prohibido por la UCI como sustancia dopante.

Al ver esta noticia pensé que cómo era posible que un medicamento que se toma cuando existe mucho dolor y que llega a adormecerte se use entre ciclistas como sustancia dopante. Así que me puse a leer un poco y a preguntar a ciclistas sobre el tema.

Tramadol

Además de varios estudios sobre cómo afecta el tramadol al rendimiento deportivo con mejoras de hasta un 5%, he podido oír de primera mano cómo el consumo de este medicamento es muy popular entre deportistas, no solo entre los que luchan por los primeros puestos en carreras importantes, sino por deportistas aficionados que con suerte acaban carreras de ciclismo de las que cada fin de semana se corren en la geografía española.

El tramadol, explicado para que nos entendamos, es un medicamento para el que es necesaria receta médica y que se usa para dolores tales como una inflación del nervio ciático, dolores post operatorios, intervenciones, es decir, donde la palabra dolor aparece en mayúsculas. Para conseguir eliminar ese dolor no solo haría el efecto de por ejemplo un nolotil o paracetamol o cosas así, sino que incluye además opiáceos que te “drogan” para eliminar el dolor. Es parecido a la morfina, pero menos potente.

La suerte de muchos ciclistas que toman este tipo de productos es que no se hacen los suficientes controles de dopaje en las carreras, posiblemente por la inversión económica que suponen.

Por qué está tan extendido este producto entre ciclistas populares

Creo que lo principal es por la facilidad que existe en conseguir el medicamento. Necesita receta médica, eso es cierto, pero no es comparable con otras drogas que directamente ni se producen de manera legal.

Preguntando a unos y otros, a nivel personal y sin decir nombres, me comentan que la gente va a las carreras y que se toman una pastilla al empezar e incluso otra durante las etapas. Me dicen que grupetas enteras de ciclistas llegan a hacer compras conjuntas de este medicamento y de otros y que son distribuidos de manera ilegal a clubs de ciclistas y triatletas populares. Y no son profesionales, son deportistas que lo más que van a conseguir es, en lugar de acabar en el puesto 300 de una carrera, hacerlo en el puesto 200, o que van a conseguir terminar un larga distancia en once horas en vez de en doce.

También me dicen que incluso la gente va con su “planificación” de pastillas para toda la carrera, es decir, empiezo con un tramadol, después me tomo un enantyum, después un paracetamol… Y que su respuesta es que, “cómo son sustancias legales, no pasa nada”. ¿Qué no pasa nada? Te estás automedicando mientras haces un esfuerzo físico descomunal y sin control alguno. En fin.

En qué afecta realmente a un ciclista

En la eliminación de dolor. Por ejemplo en pruebas por etapas donde la fatiga se va acumulando, en pruebas en las que las piernas las tienes cansadas y doloridas, donde el apoyo en el sillín no te deja dar pedales, donde tienes molestias por acumulación de horas y de kilómetros en la zona lumbar, en la parte alta de la espalda o en hombros y manos…

No es que te quite el dolor como si fuera una pastilla de ibuprofeno. Es que te quita todo el dolor que puedas llegar a tener. Es como salir a competir cada día como si fuera el primer día.

Dónde es más común el consumo de este tipo de medicamentos.

Para deportistas que compiten en una carrera que dura un día puede hacerte apretar desde el minuto uno y no parar de pedalear hasta el final sin dolor de piernas. En pruebas por etapas, a eso además se le suma que te elimina el dolor acumulado de cada día de competición.

Qué sanciones ha publicado la UCI para ciclistas que no pertenezcan a equipos UCI

  • Para una primera infracción, descalificación de la carrera y una multa de 1.000 francos suizos, o lo que es lo mismo 881€ aproximadamente.
  • Para una segunda infracción, descalificación del evento y una suspensión de seis meses.
  • En una tercera infracción adicional, suspensión de nueve meses.

¿Va esto a parar este consumo por parte de ciclistas populares?

Pues seguramente alguno que desconocía esta información sí que dejará de tomarlo. Puede que no supiera que es ilegal. Pero me temo que seguirá habiendo gente que lo siga tomando mientras no haya una ley más dura o más controles en carreras populares.

Sobre el autor de este artículo

JuanP Vázquez entrenador de triatlónEntrenador Nacional de TriatlónEspecialista en Larga Distancia y Rendimiento, Oficial de Triatlón (Juez), Biomecánico y Readaptador DeportivoIngeniero. ¿Necesitas un entrenador? Estaré encantado de explicarte cómo trabajo y así unirte a mi grupo de entrenamiento.
JuanP Vázquez Entrenador de triatlón

Fuente

X