El paciente uno de Italia, corredor de 38 años, se recupera tras un mes grave

Hace un mes que Mattia, de 38 años, gerente de Unilever y muy deportista, ingresaba en el hospital de Codogno, en el norte de Italia, con una grave neumonía. Una cena con colegas en Codogno el 1 de febrero pudo ser el desencadenante de todo. En la mesa, un amigo que vive más en China que en Italia. Ese pudo ser probablemente el día del maldito contagio, aunque la certeza absoluta no existe en este momento. El coronavirus llega a Lombardía y desde ese momento, todos sabemos la tragedia que está ocurriendo en Italia, con más fallecidos que en China por ahora.

Corredor de distancia

Lo cierto es que cualquier movimiento de este hombre de 38 años afectado por el virus podría haber causado el contagio con una velocidad de propagación que sorprende a los propios expertos. Mattia, hospitalizado en estado grave, podría ser el “Paciente 1” del coronavirus en Italia, y tiene una vida social y deportiva más que activa.

La vida de Mattia durante los últimos 19 días fue reconstruida paso a paso. Nunca antes se había visto una situación así en Europa. Su mujer, embarazada de ocho meses también dio positivo, aunque su estado no reviste gravedad. El 2 de febrero Mattia participa en una carrera en Liguria entre Santa Margherita Ligure y Portofino. Y una semana después, el 9 de febrero, corre en Sant’Angelo Lodigiano.

Un mes después, Mattia se recupera

La tragedia de Mattia comenzaba un 21 de febrero. Ayer, cansado, mucho más delgado, pero totalmente recuperado, espera que le den el alta y no se perderá el nacimiento de su hija.

Una buena noticia en un momento en el que, justo un mes después de ese día, Italia contabiliza más de 4.000 muertos y 47.000 contagiados y los hospitales están al borde del colapso.

Su caso fue descubierto gracias a la intuición de la doctora Annalisa Malara del hospital de Codogno, quien al ver que el paciente, joven y sano, no mejoraba y cada vez estaba peor, pidió autorización para realizar la prueba del coronavirus, que hasta entonces sólo se había hecho con los evacuados de Wuhan (China) o con dos turistas chinos que se sintieron mal en Roma.

La curación de Mattia, corredor de maratón, jugador de fútbol y voluntario de la Cruz Roja es una buena señal para que todo el país sepa que el virus puede ser vencido.

Espera el alta después de pasar tres semanas en la unidad de cuidados intensivos al no poder respirar de manera autónoma. Ha sido tratado con un cóctel experimental de fármacos, antibióticos, antivirales y anti-VIH, que son los que hasta ahora han dado mejores resultados.

La edad media de los fallecidos en Italia es de 80 años y sólo ha habido dos pacientes que han muerto con menos de 40 años. En ambos casos sufrían graves patologías previas.

El caso de Mattia sirve para demostrar que su diagnóstico tardío en febrero ha hecho que el virus se haya podido extender a la velocidad de la luz en Italia. Pero sus condiciones físicas le han permitido superar la enfermedad, como debería ocurrir a pacientes con un perfil parecido.

Su diagnóstico fue tardío, pero sus condiciones lo han hecho salir adelante, como debería ocurrir con pacientes de un perfil similar. El deporte una vez nos hace más fuertes ante la adversidad.

Fuente

X