Estirar, la clave para no lesionarse

Estirar es mucho más importante de lo muchas personas piensan, en especial porque ayuda a evitar lesiones. La idea de hacerlo es para que los músculos no se acorten, estén más activos y evitemos la falta de movilidad.

De esa manera se mejora la flexibilidad global y se trabaja en contra de las consecuencias del envejecimiento.

Pero es importante no confundir el estirar, con el realizar el calentamiento antes de hacer ejercicio. Esto último consiste en hacer trabajos de movilidad, que servirán para calentar las fibras y “engrasar” articulaciones. Pero en ese momento no se hacen elongaciones, sino luego de finalizar con la sesión deportiva.

Aunque en este punto hay dos teorías: algunos sostienen que deben hacerse recién terminado de entrenar, para aprovechar el calor de los músculos. Pero algunos entrenadores prefieren que sea luego de darse una ducha templada.
Más allá del momento exacto en el cual estirar, de lo que no hay dudas es de cuáles son los músculos más importantes a los que hay que prestar atención. Y a continuación te contaremos cuáles son y por qué.

Isquiotibial: es una de las zonas que más se resiente y ejercita en la zancada, por lo que hacer hincapié en ella será básico para evitar desgarros y contracturas en esa zona.

Cuádriceps:
es un potente motor de la carrera, seguido del glúteo y también, claro, del tren superior, que es el que sufre el impacto. Por eso hay que prestar atención y dedicar unos minutos también a los dorsales y lumbares, lo que será básico para evitar sobrecargas y dolores que surgen a raíz de un entrenamiento o preparación para una carrera.

En cuanto a cómo elongar, el foam roller es una herramienta ideal para toda la liberación miofascial. Se trata de un producto que se puede comprar en cualquier local deportivo y que es ideal para relajar y estirar muchas zonas en tensión o con sobrecarga, al pasarlo por el tibial anterior, cuádriceps, gemelo o espalda

Source link

X