Fallece el segundo triatleta en estado crítico de IRONMAN 70.3 Wisconsin

Continúan las malas noticias. Si ayer nos hacíamos eco del fallecimiento de un triatleta durante la celebración de IRONMAN 70.3 Wisconsin, hoy tenemos que añadir una segunda víctima, que hasta ahora se entraba hospitalizada en estado crítico en un centro sanitario cercano al lago donde se celebraba la prueba.

Todd Mahoney, que así se llamaba el segundo paciente, fue rescatado del agua y trasladado al hospital, donde ha luchado por su vida durante las últimas 48 horas, hasta esta madrugada. Según medios locales, a sus 38 años trabajaba en el cuerpo de Bomberos de Madison, el pueblo más cercano, en el que había comenzado en 2010. Deja esposa y tres hijos.

La de este fin de semana era su primera incursión en el triatlón de media distancia, sin haber registros de pruebas anteriores.

El primer fallecido, un avezado triatleta

Michael McCulloch, que falleciese el propio día de celebración de la prueba, era a sus 61 años un triatleta experimentado, que contaba en su palmarés con dos participaciones en IRONMAN Wisconsin -2015 y 2017- y en al menos dos pruebas de media distancia: IRONMAN 70.3 Wisconsin 2017 y IRONMAN 70.3 Racine también 2017. Según reza su obituario, era un apasionado de montar en bicicleta y el triatlón.

Por el momento no ha trascendido la causa concreta del fallecimiento de ambos triatletas.

2019, un año negro

Esta temporada está siendo especialmente negativa en el registro de triatletas fallecidos en competición. En IRONMAN Sudáfrica teníamos que hacernos eco de dos fallecidos en IM Sudáfrica y otro en IM 70.3 Barcelona. En apenas tres meses de competición, desde que en abril se abriese el calendario, hasta cinco deportistas han perdido la vida.

Lo más preocupante de todo es que, según comentaba María Puig en su articulo dedicado al edema pulmonar inducido por la natación, todas estas muertes han ocurrido durante el transcurso del primero de los tres segmentos, y en perfiles muy similares de triatletas.

Fuente

X