Geoffrey Kamworor pulveriza el récord de las 10 millas de Berna, 16K en 44’57”

Geoffrey Kamworor ha hecho historia en el Gran Premio de Berna. Lluvia, granizo y sol y ráfagas de viento es lo que tuvieron que aguantar los 22.425 participantes que tomaron la salida en la 38 edición del gran premio de Berna. Un clima poco primaveral y temperaturas más bajas de lo esperado hacían presagiar una edición más sin récord. Sobre todo porque las condiciones no eran fáciles. Aunque las temperaturas eran ideales para los corredores, había un fuerte viento que dificultaba la carrera.

Han tenido que pasar un total de 15 años para batir el récord anterior de las 10 millas del Gran Premio de Berna que estableciera Erzer Zersenay Tadese en 2004, cuando corrió en 46’04». Desde entonces, Haile Gebrselassie (2013) y Kenenisa Bekele (2018) intentaron rebajar esa marca en Berna, pero no pudieron batir el récord en los 16,09 kilómetros.

Más de cuatro minutos le metió al segundo

Hasta que llegó Geoffrey Kamworor. El keniano de 26 años no es tan conocido en la comunidad deportiva como los dos etíopes, pero actualmente es uno de los mejores corredores. Kamworor es dos veces campeón mundial de cross (2015/17), ganó en 2015 una plata en los 10.000m del Mundial y ha ganado la Maratón de Nueva York en 2017. En su primera participación en Berna, Kamworor se distanció del resto de competidores desde el principio, incluido el especialista en maratón, el suizo Tadesse Abraham. Y corrió una edición que pasará a la historia.

En 27’44″, Kamworor había cubierto ya los primeros 10 kilómetros y llegó a la meta después de 44 minutos y 57 segundos, 1:07 minutos por delante del registro de Zersenay Tadesse en 2004, un récord que podría ser para la eternidad. Segundo fue el suizo Tadesse Abraham 49:06, y tercero, el eritreo Simon Tesfay 49:30.

La etíope Meseret Gezahegn Merine fue la ganadora de la carrera femenina en 57:43 minutos. La campeona suiza, Nicole Egger, fue segunda y entró 17 segundos después de la etíope (58:03) y la también suiza Andrea Meier fue tercera con 58:56.

 

Geoffrey Kamworor

Foto: Raphaël Moser

Kamworor, un campeón humilde

Como otras grandes estrellas del atletismo mundial, Geoffrey Kamworor es un atleta de carácter humilde, a pesar de la fortuna que ha podido reunir y que le permitiría vivir como una millonario en su país. Tiene una buena casa en un barrio residencial en las afueras de Eldoret y un 4×4, un Toyota Harrier. No hay más lujos. Y cuando acaba el año, deja a su mujer y a sus dos hijos y se muda al campamento de Kaptagat, a 25 kilómetros de Eldoret, donde convive con una decena de atletas de manera espartana para preparar los grandes objetivos de la primavera. Quizá por eso es el hombre que está llamado la próxima década a dominar los 42 kilómetros.

Fuente

X