Ha llegado el momento: Judith Corachán se juega mañana el pase a Kona

Judith Corachán encara la temporada 2020 con ganas de emular, como mínimo, los éxitos de la pasada: podios en IRONMAN 70.3 Marrakech, el Campeonato del Mundo de Larga distancia y en IRONMAN Vitoria, a los que hay que sumar los triunfos en carreras tan conocidas como el Embrunman o el Triatlón de Zarautz.

Este año la catalana quiere volver a repetir estos logros y conseguir cumplir los tres grandes objetivos de la temporada: clasificar para Kona, hacer un buen papel en The Championship de Challenge y reeditar triunfo en Triatlón de Zarautz.

A por el slot para Kona en IRONMAN Nueva Zelanda

Para verla intentar alcanzar el primer objetivo tendremos que esperar muy poco: mañana mismo, cuando se dé la salida en IRONMAN Nueva Zelanda. La prueba se podrá ver online y de manera gratuita a través de Facebook, a partir de las 19:50 hora española.

En tierras kiwis la catalana parte de la línea de salida como una de las principales favoritas.

“El trabajo ya está hecho. Se acerca la primera carrera de la temporada”, decía hace apenas un día en sus redes sociales.

Doce rivales en busca del slot

En total son catorce las PROs que tomarán la salida mañana viernes. Destacan Teresa Adam ganadora en IRONMAN Western Australia y ya clasificada para Hawaii-, Meredith Keslie, bronce en el IRONMAN de Arizona de la pasada temporada y la siempre temible Radka Kahlefeldt.

La checa, sexta en el último Campeonato del Mundo de IRONMAN 70.3, da el salto definitivo a la larga distancia, en la que hasta el momento no había debutado.

Pero Judith es consciente de su potencial, independientemente de las rivales que se encuentre mañana. “Llego a Nueva Zelanda en un buen momento de forma y con muchas ganas de competir y dar lo mejor de mí”, ha afirmado ayer, en declaraciones para la prensa. “Ha sido un riesgo preparar un IRONMAN para estas alturas de la temporada, planear un viaje tan largo… pero quien no arriesga no gana”.

Lucharé como yo sé hacerlo y lo que tenga que ser será. Espero sentirme fuerte y competitiva“.

En cuanto a la competición masculina, destacan figuras como Braden Currie o Cameron Brown. El primero consiguió el triunfo en IRONMAN Cairns de 2018 por delante de Javier Gómez Noya, en la que fue la primera incursión del español en la distancia IRONMAN.

Por su parte, Cameron Brown, a sus 48 años, tratará de volver a revalidar la hazaña de lograr el pase a Kona, y un triunfo en el que es todo un experto: hasta en siete ocasiones ha ganado la carrera, las dos últimas en 2015 y 2016.

La segunda opción: IRONMAN St. George

Si la deportista española no consigue clasificar para Kona en esta cita, tiene una opción en la recámara: el IRONMAN St. George que se celebra el 2 de mayo.

Y después, el Mundial de Challenge y el Triatlón de Zarautz

Y después de cumplir el primer objetivo, faltaría el resto. Así, la del Prat de Llobregat se enfrenta el 31 de mayo a The Championship de Challenge en Eslovaquia, en el que competirá contra triatletas de la talla de Daniela Bleymehl, Daniela Ryf o Lucy Charles.

Y el 13 de junio llega la última gran meta de este primer tramo de la temporada, el Triatlón de Zarautz. Ya hemos comentado al inicio que la deportista llega a la competición como vigente campeona de la misma, tras conseguir vencer la pasada edición en una accidentada carrera.

Fuente

X