Iván Herruzo recaudará fondos contra la Disfrofia Muscular de cinturas por déficit de sarcoglicanos en su Kona 2019

Iván Herruzo saltará el próximo 12 de octubre por segunda vez a las aguas del Pacífico en la icónica Kailua Bay que, hace más de cuarenta años, vio nacer el IRONMAN. Tras la edición de 2017 del Campeonato del Mundo, el catalán vuelve a una isla por la que siente auténtica pasión gracias al tercer puesto logrado en IRONMAN Frankfurt, donde cruzó la meta en 9:50:25 pese a las altas temperaturas que hicieron abandonar a más del 25% de los participantes.

«La edición de este año es especial para mí«, escribe Iván en la web que ha colgado en Mi grano de arena. «Junto a mi equipo, competiremos para dar a conocer y crear conciencia social sobre la distrofia muscular de cinturas por déficit de sarcoglicanos«.

Esta enfermedad, que se inicia en la infancia, se caracteriza por una debilidad prograsiva de la cintura pélvica y escapular, derivando en dificultades para caminar, además de escápula alada, hipertrofia de la pantorrilla y contracturas del tendón de Aquiles. A la postre se camina prácticamente de puntillas. «Conocer que los afectados por esta enfermedad«, continúa Iván, «sufren diariamente dolores musculares intensos, así como otros síntomas mucho más graves, como si cada día se sometiesen a un IRONMAN, me hizo sensibilizarme con ellos«.

Es por esto que durante su estancia en Kona el fundador de Rayo Team será su embajador mundial, apoyando a Proyecto Alpha, la fundación que está detrás de los afectados por la dolencia. «Os pido que os suméis a mi reto Road to kona. Solo juntos podremos conseguir el máximo de donaciones y luchar para ayudarles a encontrar la cura de esta enfermedad«.

Fuente

X