Joe Friel te explica cómo medir correctamente los entrenamientos

Joe Friel es una de las personalidades más reconocidas en el mundo del triatlón y por méritos propios. No en vano, el americano es una eminencia en entrenamiento deportivo.

Es fundador junto con su hijo Dirk Friel y Gear Fisher de Training Peaks, la web de consejos prácticos relacionados con los diversos ámbitos de la práctica del triatlón como deporte.

Además, cuenta con varios libros especializados tanto en triatlón como en nutrición deportiva. Hay que recordar que es uno de los padres fundadores de la paleodieta. De hecho, de la mano de Loren Cordain publicó La paleodieta para deportistas, toda una referencia en este aspecto.

También es autor de La Biblia del Triatlón, uno de los libros más reconocidos sobre triatlón donde cuenta todo lo necesario para la práctica de este deporte desde cualquier nivel y de forma autónoma.

El coach ha subido un artículo a su propia web en el que explica como medir correctamente los entrenamientos. Además, argumenta que más que el uso de tecnologías, lo que tienes que hacer es mejorar en las competencias en las que peor nivel tengas.

La medición del entrenamiento

Así, poniendo como ejemplo el entrenamiento de pedaleo para el tramo ciclista explica que para mejorar en esta técnica es el ahorro de energía, ya que la potencia es una mala compañera a la hora de realizar los ejercicios.

Cuanto menor gasto de energía tenga un deportista, mejor será la capacidad física. Lo mejor es que realizando esto, se acaba mejorando también la potencia de salida.

En cuanto a la mejora de la frecuencia cardíaca, explica que lo mejor es el entrenamiento umbral aeróbico.

Recomienda que, para la realización de esta preparación, las mediciones se basen en el umbral de frecuencia cardíaca, que se obtiene restando 30 del ritmo cardíaco funcional y que el deportista mantenga el ritmo resultante durante el entrenamiento.

Además, si se divide el ritmo cardíaco entre la potencia se obtiene el factor de eficiencia,que sirve para establecer la evolución de la condición aeróbica.

Por último, aconseja hacer otro tipo de ejercicios que no tengan nada que ver ni con la potencia ni con el ritmo. Estos últimos ejercicios tienen que ver con el esfuerzo percibido, es decir, con cómo se siente el deportista tras el entrenamiento.

Podemos llegar a la conclusión de que la importancia recae en la intensidad, el esfuerzo percibido y la frecuencia cardíaca.

Fuente

X