Judith Corachán buscará el asalto a Kona en IRONMAN Nueva Zelanda

Apenas han transcurrido seis días de 2020 pero los profesionales ya comienzan a pensar en el calendario que se les viene encima.

Tras el debut este pasado fin de semana de Pello Osoro e Enara Oronoz en triatlón de invierno, todo apunta a que una de las primeras triatletas de larga en enfundarse el trimono de trabajo será Judith Corachán.

La catalana tomará la salida en IRONMAN Nueva Zelanda, a disputar el próximo 7 de marzo, buscando la clasificación para Kona 2020 a las primeras de cambio. La cita kiwi, de hecho, será la primera de esta temporada.

Por el momento, solo hay otras tres PROs inscritas a la carrera, Laura Dennis, Meredith Kessler -ya clasificada gracias a su tercera plaza en IRONMAN Arizona 2019- y Radka Kahlefeldt. La checa, sexta clasificada en el pasado Campeonato del Mundo de IRONMAN 70.3, debutará en la distancia.

Jocelyn Mccauley, ganadora de la pasada edición, y Teresa Adam, segunda, no han confirmado por el momento su asistencia. En el caso de Adam, compañera de equipo de Albert Moreno, es de esperar que no tome la salida al haber logrado el slot el pasado 1 de diciembre con su triunfo en IRONMAN Western Australia.

Como mínimo, un slot en juego

En principio habrá un slot seguro para la categoría femenina, aunque en función del número de inscritos se podría llegar incluso a dos.

Para Judith Corachán será la cuarta incursión en la distancia, tras su abandono en IRONMAN Barcelona 2017, su cuarta plaza en IRONMAN Taiwan 2018 y la tercera de IRONMAN Vitoria 2019.

IRONMAN Utah, en la recámara

En caso de no lograr certificar el que sería su primer pase al Campeonato del Mundo de IRONMAN del próximo 10 de Octubre, Judith ya tiene claro dónde volvería a intentarlo: IRONMAN St. George, el próximo 2 de mayo.

En Utah, estado norteamericano donde se disputa, coincidiría con Fernando Barahona de Andrés, de Desam, que ha escogido la prueba para buscar su quinta clasificación consecutiva para Kona.

Fuente

X