Lionel Sanders se destroza las uñas entrenando para Kona

«Los dedos de los pies aguantan bien la preparación de un IRONMAN«, escribía esta madrugada Lionel Sanders en su cuenta de Instagram -en las stories-, junto a una foto en la que se pueden ver sus pies destrozados por las últimas sesiones de entrenamiento. El canadiense, que logró el último slot en juego de cara al Campeonato del Mundo del próximo 12 de Octubre, parece que vuelve a sus fueros de exigencia y durísimos entrenamientos.

«No mires si tienes náuseas con facilidad«, avisaba en el story previo. Según ha compartido en los últimos días, las cuatro últimas semanas han sido de gran intensidad. Sin ir más lejos, el sábado completaba 196 kilómetros en el rodillo en apenas cinco horas, consumiendo más de 4.500 calorías a 262 watios de media. El de Canyon lograba a lo largo de la sesión algo que de lo que muy pocos pueden vanagloriarse en la plataforma de entrenamiento virtual: alcanzar el nivel 50.

A tenor de la foto de las uñas, los entrenamientos de carrera a pie están siendo de lo más exigentes. Si hace un año, antes de la cita mundialista se vanagloriaba de estar mejorando sus tiempos en series de mil y en intensas tiradas largas, este año ya le hemos visto completar series de cinco mil emulando las condiciones de temperatura de Kona -treinta y siete grados-, y hasta 30 kilómetros en la misma tirada. Esperemos que el énfasis que pone en cada sesión no le pase factura de aquí en tres semanas.

«Cuatro duras semanas de entrenamiento completadas. Muy ilusionado por acumular algo de fatiga y por volver a competir«, decía hace unas horas, en una semana en la que le veremos tomar la salida en IRONMAN 70.3 Augusta, la última prueba antes de que vuelve a Kona para enfrentarse a Patrick Lange, Jan Frodeno y compañía. En el media distancia celebrado en el estado de Georgia se enfrentará a hombres del nivel de Matt Hanson, vigente recórdman de IRONMAN, Tim O’Donnell o Bradley Weiss.

Fuente

X