Lionel Sanders vuelve a correr

Han pasado casi tres meses desde que Lionel Sanders se rompiese el hueso sacro en una caída. Cerca de diez semanas sin poder correr ni practicar apenas ningún deporte. Hasta esta semana, en la que, por fin, le hemos podido volver subido a su famosa cinta de correr, en el sótano de su casa.

«Diez semanas desde la última vez que corrí«, escribía ayer martes. «El primer entrenamiento de vuelta: 10×30 segundos a 11kms/h y 5×1 minuto a 11kms/h«. Cameron Wurf, posiblemente junto a Andrew Starykowitz el triatleta más rápido sobre la bicicleta, pero uno de los más lentos corriendo, incluso ironizaba en los comentarios: «Ahora ya sabes lo que es correr a mi ritmo«.

Adiós a la inactividad

El infierno acabó para el canadiense. Como explica en el vídeo que ha subido en YouTube ya puede correr. «El mejor mensaje de ánimo ha sido de Jan Frodeno«, comenta al principio. «No te preocupes, tu cuerpo tiene memoria«, le dijo el alemán, dos veces Campeón del Mundo. «Así que ahora no aprietes mucho, solo disfruta, deja que se recupere y él mismo volverá a los ritmos de antes«.

No es Sanders hombre de seguir los consejos o las recomendaciones ajenas, pero quizás en esta ocasión, viendo cuánto le ha supuesto la dolencia, sí haga caso. «Me costaba mucho hasta ponerme los boxers«, señala a lo largo del vídeo. Sin embargo, con ayuda de su médico (el mismo que ha trató a Ben Hoffman de la misma lesión) y los fisioterapeutas que han supervisado su proceso, el dolor ha ido desapareciendo poco a poco. «Al principio la zona estaba muy tensa y me dolía, pero con los días ha ido a menos y ahora puedo hacer más ejercicios» explicó con optimismo.

Para un deportista con el ADN de Sanders, la lesión ha sido como estar en prisión. Ya lo señalaba hacía unas semanas: «Para mi es muy duro, nunca había estado más de dos semanas sin correr en diez años«. Las sesiones en la camilla recibiendo masajes las ha compaginado con la natación, muy importante en el proceso de recuperación. De hecho según sus palabras ha conseguido mejorar mucho su técnica y nunca había nadado tan bien.

El futuro, una incógnita

A mediados de junio como estamos, la gran incógnita por resolver es si Sanders tendrá tiempo suficiente como para lograr la clasificación para Kona. Al saberse la lesión comentamos que era muy difícil lograrlo, pero con él todo es posible. Quedan doce pruebas en el calendario hasta que se cierre la clasificación, de las cuales las seis primeras son inviables en su calendario: teniendo en cuenta el proceso de recuperación vivido por Jan Frodeno o Ben Hoffman desde que en septiembre de 2018 se lesionasen, no será hasta mediados de julio que Sanders pueda ser competitivo.

A partir de ahí, las cábalas: Lake Placid, Hamburgo, Mont Tremblant y Tallin. Sin duda alguna, Mont Tremblant, donde quedó segundo en 2018, es la que más papeletas tiene para contar con su presencia.

Fuente

X