Lo que Ryan Sandes aprendió corriendo durante 24 días hacia lo desconocido

Lo que Ryan Sandes aprendió corriendo durante 24 días hacia lo desconocido. Cuando corres 1.406 kilómetros a través de El Himalaya, pasas mucho tiempo dentro de tu cabeza. El ultramaratonista Ryan Sandes fue en busca de aventuras, pero encontró mucho más que eso.

Por Ryan Sandes.
Todos tenemos la idea romántica de los Himalayas, con imágenes de montañas blancas y esponjosas. Cuando vuelas allí y esas montañas te eclipsan, obtienes una perspectiva diferente: una comprensión repentina de que este es el verdadero reto.

En 2018, mi desafío era correr el Gran Sendero del Himalaya con Ryno Griesel, todos los 1.504 kilómetros, en un tiempo récord.

Este es, sin lugar a dudas, el viaje más salvaje y loco que he hecho. La idea era que sería la aventura final, pero resultó ser mucho más salvaje de lo que esperaba.

Nunca había hecho algo tan agotador antes, correr y seguir corriendo durante 24 días consecutivos fue realmente desafiante. Si haces una carrera de 100 kilómetros, puedes dividirlo en segmentos de 10 km. Esto era imposible en los Himalayas.

Cada día enfrentamos más desafíos que los que nunca soñé enfrentar, y eso fue el tema principal. No te puedes enfocar en un solo día, sino enfrentar los desafíos individualmente y celebrar las pequeñas victorias: llegar a una aldea grande o disfruta una comida semi-decente.

Lo que Ryan Sandes aprendió corriendo durante 24 días hacia lo desconocidoTe enfocas en tus pequeños hitos. Sé que estuve allí con Ryno, pero inevitablemente estás mucho tiempo en tus propios pensamientos en algo de esta naturaleza. Realmente disfruto eso, al aislarte realmente puedes crear una burbuja de rendimiento. Estar aislado a veces puede darte un poco de tiempo extra para pensar las cosas.

Aprendí mucho en ese relativo aislamiento en el Himalaya. Empiezas a apreciar las pequeñas cosas de la vida. Ha habido momentos en los que he ganado una carrera o he estado en el podio, pero se sintió como marcar una casilla. Así me di cuenta de que es importante apreciar el éxito y disfrutar el viaje en el camino.

Además, aprendí lo importante que es ser generoso y amable, y mirar a cada persona individualmente. Ryno y yo no habríamos superado este proyecto ni sobrevivido sin la generosidad de la gente del Himalaya que nos aceptó en sus hogares y nos brindó su ayuda. Me enseñó a darle a la gente un poco más de tiempo.

Recorrer el camino con Ryno, formó un vínculo muy fuerte y el proyecto fue realmente difícil. No conozco a nadie más testarudo – él nunca se iba a rendir – a pesar de sufrir de congelamiento y una o dos lesiones. ¡No iba a detenerse hasta que se desmayara!

Tomó mucho de nosotros. Me tomó mucho tiempo comprender el proyecto y recuperarme después, mentalmente más que nada.

Pero finalmente logré superarlo. Recuerdo haber tratado de sacar lo mejor de la situación. Te enfocas en cosas diferentes y, claro, hay aspectos negativos, pero te concentras en lo positivo. A veces es todo lo que tienes.

Fuente

X