Madre de 5 hijos y con cáncer de pulmón en estado avanzado, corrió en Kona 2018

La historia de Isabella de la Houssaye es de esas que merece ser contada. Con 54 años, madre de cinco hijos y sin haber fumado en toda su vida, Isabella era feliz entrenando en su tiempo libre para correr maratones, IRONMAN y todo lo que se le ponía por delante. Un estilo de vida activo y una corredora muy rápida que incluso había ganado en su grupo de edad en una media maratón justo un mes antes de que le fuera diagnosticado un cáncer. Tanto es así que Isabella pensó que los dolores que sufría se debían a una lesión como consecuencia de correr, y no a un cáncer.

«Cuando empecé a notar los síntomas en otoño de 2017, todos pensaron que era una lesión deportiva, que estaba exagerando y que era el sobreentrenamiento, lo que en realidad no hizo sino retrasar el diagnóstico», cuenta la triatleta. «Era tan activa, y eso era algo bueno y algo malo. Si alguien me hubiera dicho que el cáncer de pulmón migra a la columna vertebral y luego al cerebro, habría podido entender el terrible dolor que estaba empezando a sufrir, pero no lo sabía».

Isabella, de Nueva Jersey, no paró en ningún momento e incluso compitió en otro IRONMAN un mes antes de que recibiera el diagnóstico un 10 de enero de 2018. «En ese momento era un cáncer de pulmón en fase 4», dice. «Tenía un tumor de buen tamaño, 7 centímetros, en los pulmones. Todo mi sacro (la pelvis) era cáncer. Tenía 6 tumores en el cerebro, en el esternón y en la pelvis. Fue una llamada de atención importante».

Isabella de la Houssaye empezó un tratamiento específico en febrero, que logró reducir el mayor de los tumores en su cerebro y, en su mayoría, curar su pelvis. Y trabajó con un fisioterapeuta para reconstruir sus huesos y fortalecerlos, especialmente su pierna derecha, de la que había perdido todo movimiento antes de su diagnóstico. Según dijeron sus médicos gracias al buen estado de forma en el que llegaba, pudo tolerar el tratamiento y soportar sus consecuencias.

Isabella fue poco a poco recuperándose y empezó a caminar, primero con muletas y luego empezó a correr, llegando a completar hasta 41 kilómetros al día. «Cada día estaba más y más fuerte», dice. «Sigue sorprendiéndome cómo responde el cuerpo a la carga que le exiges.»

El regalo de IRONMAN de competir en Kona

De la Houssaye recibió entonces un «regalo» de Ironman Foundation, en colaboración con Ventum Racing: la oportunidad de competir en el Campeonato Mundial de Kona, Hawaii, un sueño que tenía desde hacía mucho tiempo.

«Teníamos este gran objetivo que estábamos esperando hasta que mi hijo pequeño cumpliera los 18 años. Entonces, toda la familia podría clasificarse junta. No pudo ser así, pero recibir este regalo de competir en Kona es una oportunidad única».

Un poco de respeto sí tenía la triatleta estadounidense que además de su enfermedad se vio sometida al estrés de no querer decepcionar a nadie un mes antes de Kona. Y hay una máxima que acompaña la vida de esta mujer desde entonces y que no se cansa de repetir: «El fracaso no es la derrota hasta que dejas de intentarlo».  Y eso es lo que hace mientras continúa con el tratamiento de su cáncer de pulmón.

Isabella terminaba el Campeonato del Mundo Ironman de Kona en 14 horas, 56 minutos y 56 segundos, a pesar del tratamiento y a pesar del cáncer. Además, con el maratón de Hawaii, completaba otro reto que se había propuesto: hacer un maratón en cada uno de los 50 estados de su país.

Un futuro incierto

«Por el momento, el cáncer sigue todavía en la misma fase, desafortunadamente», explica. «Los medicamentos no hacen que el cáncer desaparezca; simplemente hacen que deje de progresar. Estos tratamientos funcionan por un corto tiempo, alrededor de 18 meses, y luego el cáncer muta, así que tendré un cáncer diferente. Por tanto, ni siquiera puedo mirar hacia adelante y prepararme para eso, porque me harán una nueva biopsia, y veremos con qué estamos lidiando y qué pasa». De la Houssaye dice que prefiere no saberlo.

Probablemente esa entrada en meta que vivimos en Kona 2018 con los hijos de Isabella esperando a su madre sea uno de los momentos más emocionantes que hemos podido vivir en la 40 edición del Campeonato del Mundo de Ironman.

Fuente

X