Mao Ichiyama, espectáculo en Nagoya: 22 años, 2:20:29 y plaza olímpica

Hoy era un día muy importante para las corredoras japonesas que aspiraban a conseguir una plaza olímpica para correr el maratón de Sapporo este verano en los Juegos Olímpicos de Tokio. Una vez cancelada la prueba popular del maratón de Tokio celebrado la semana pasada, que pasó de ser una prueba masiva a quedar reducido a una carrera solo para la élite debido al coronavirus, el Maratón Femenino de Nagoya tenía un claro objetivo: seleccionar parte del equipo olímpico japonés.

El objetivo para todas las corredoras era el de ser la primera mujer japonesa en cruzar la línea de meta y hacerlo en un tiempo de 2:21:47, tiempo que necesitó Mizuki Matsuda para ganar el Maratón Internacional Femenino de Osaka de enero.

Matsuda: “No hay nadie que pueda superar ese tiempo”

Justo después de ganar en Osaka, Matsuda dijo: “No hay nadie más en el país que pueda superar ese tiempo”. Pero había algunas corredoras dispuestas a intentarlo. Y hoy había una joven llamada Mao Ichiyama dispuesta a hacerlo.

Foto: NHK

A pesar de las bajas temperaturas, la lluvia y el viento, la carrera se ha desarrollado a un ritmo de 3:20/km, 2:20:29, y aunque el tiempo final previsto fluctuaba en torno a las 2h21, Mao Ichiyama consiguió rebajarlo en 31 segundos. El fuerte ritmo impuesto por la joven corredora nipona quemó a la mayoría de sus competidoras, incluyendo a la cuatro veces olímpica Kayoko Fukushi, que se reincorporó tras retirarse en Osaka.

Con la retirada de las últimas liebres en el kilómetro 30, la cabeza de carrera se redujo a lo mejor de cada casa: Purity Cherotich Rionoripo (Kenia) y Helen Tola (Etiopía), el dúo etíope Hirut Tibebu Damte y Birke Debele, y tres mujeres japonesas, la subcampeona de Nagoya en 2017 Yuka Ando, la ganadora del Medio Maratón Nacional en 2019 Sayaka Sato y Mao Ichiyama, de 22 años. Corriendo su cuarto maratón desde su debut en Tokio hace un año y una semana, Ichiyama estaba impaciente por llegar a la cabeza de carrera en el kilómetro 29 haciendo correr a las liebres a 3’14 en el kilómetro 30.

El espectáculo

Y entonces llegó el momento del espectáculo. En ese rapidísimo kilómetro 29 antes de que las liebres abandonaran su función en la prueba, Ichiyama dio un paso al frente sobre Tola y Rionoripo, que intentaron seguirle, pero no pudieron. Ichiyama, a pesar de ser una atleta de Adidas, fue la única mujer que corrió con las zapatillas Alphafly de Nike, marcando unos parciales imposibles de seguir: 3:14, 3:14, 3:10 y 3:15 en los siguientes 4 km, 16:07 desde el kilómetro 29 hasta el 34. Ni Tola ni Rionoripo pudieron seguirla, solo se trataba de saber si Ichiyama podría aguantar ese ritmo hasta el final.

Y así fue, Ichiyama entró en meta en 2:20:29, el cuarto mejor tiempo en maratón de una mujer japonesa, casi un minuto por debajo del anterior récord de la prueba de Mizuki Noguchi, y 1:18 por debajo de lo que necesitaba para hacer que Matsuda volviera a la posición de suplente en el equipo olímpico.

Foto: NHK

Después de la carrera Ichiyama dijo que había entrenado para correr sola después de 30 km, y no parece haber ninguna duda de que funcionó. Su compañera de equipo Ando fue una sorpresa al ser segunda en 2:22:41. Rionoripo, la única mujer con un reciente sub-2:21 antes de que lo hiciera Ichiyama, fue tercera con 2:22:56. Tola fue sexta.

Fuente

X