Maximiliano Díaz en el día más soñado

Fue, tal vez, una de las mayores sorpresas de este Campeonato Sudamericano. Pero no fue, tal vez, tan así para Carlos Visentini, el coach de Maximiliano Díaz. “Desde principios de año estaba saltando muy bien y llegó a pasar los 16.70 con viento a favor. Allí empecé a pensar que podía hacer algo grande, aunque una victoria así… no sabemos. En las últimas semanas, había tenido una pequeña lesión a la altura de las costillas, se cuidó y llegó en la plenitud al Campeonato”, cuenta Visentini. Díaz, su discípulo, sigue a esta altura recibiendo las innumerables felicitaciones, disfrutando de su mayor hazaña atlética: la conquista del salto triple en el Sudamericano, con el plus del récord argentino de 16,51 conseguido en el último intento.
“Todavía no caigo” atinó a decir, al enterarse que su triunfo le deparaba la inmediata clasificación para el Campeonato Mundial. Un sueño, hasta hace tan poco…
Díaz tiene veintidos años, al principio se dedicaba a las pruebas de vallas y recién en las últimas tres temporadas se concentró en una prueba tan técnica y exigente como el salto triple. Su primer impacto ocurrió a fines de 2009, cuando mejoró -con 16.43- el tope nacional que Angel Gagliano mantenía desde 1983 (16.30 m., logrados en la altura). “Pero ahora conseguí mayor regularidad y eso me dio confianza”, cuenta.
Es el primer atleta argentino surgido del Norte profundo, allí en Salta, que se consagra en este nivel. El velocista Nicolás Piorno en menores y el vallista Sebastián Lasquera en juveniles y sub-23 habían sido los precursores, los que mostraban que en Salta estaba surgiendo una valiosa escuela atlética, con el profesor Visentini y su equipo. Ellos apuntan que “todavía necesitamos mejorar mucho las condiciones para la práctica. Maxi entrena en un foso con una arena de baja calidad”.
En este Sudamericano, Díaz consiguió superar a la cotizada dupla brasileña: Jefferson Dias Sabino (cuarto saltarín all-time de la región con sus 17.28) y el ascendente Jonathan Henrique Silva. Hay que destacar que el salto triple es “la” especialidad por autonomasia del atletismo de Brasil, que tantas glorias olímpicas y recordistas mundiales produjo: Adhemar Ferreira da Silva, Nelson Prudencio, Joao Carlos de Oliveira, Jadel Gregorio. Nada menos… Brasil ha ganado 29 de las 47 competencias de salto triple en el historial de los Sudamericanos. El último argentino que había triunfado fue Tomás Diz en Montevideo… en 1933, hace casi ocho décadas. Anteriormente, el subcampeón olímpico Luis Brunetto había acumulado cinco coronas consecutivas desde 1924 hasta 1931. Un espejo para la superación que, tal vez en el futuro, ilumine a Maximiliano Andrés Díaz, mientras sigue disfrutando su día soñado.

Fuente: http://www.consudatle.org/noticias_detalle.php?id_not=3436

 

X