Nan Oliveras, 313 kilómetros de una tacada sin salir de Girona

Nan Oliveras vuelve a sorprendernos. El olotense, como cualquier otro deportista de élite, puede aprovechar todo el arco horario para entrenar, y ayer sin duda que no perdió la oportunidad de sacarle a esta ventaja el mayor jugo posible.

Cada uno disfruta a su manera“, escribía en Instagram, mientras compartía con sus seguidores una salida en bicicleta de 313 kilómetros a lo largo de toda la provincia de Girona.

Más de nueve horas de rodaje

La aventura comenzaba a las ocho menos cuarto de la mañana, cuando Nan y Adrià Moreno, ciclista profesional, salían de Olot con dirección Garriguella, al noreste de la provincia.

De ahí pedalearon hasta la costa. Para llegar a Roses, en el kilómetro 80 de la ruta, necesitaron poco más de dos horas y cuarto. Hay que tener en cuenta que Olot está a 443 metros sobre el nivel del mar, con lo que prácticamente todo el recorrido era de bajada.

Foto: Instagram

Comenzaba ahí la bajada, buscando carreteras poco transitadas, hasta Tossa de Mar, al sudeste de la provincia. Durante este trayecto pararon cerca de Palafrugell, cuando llevaban ya cuatro horas y media, durante veinte minutos.

Desde Tossa comenzaba ya la vuelta a casa, una vez que Adrià y Nan llevaban acumulados en las piernas 180 kilómetros. Quedaba la parte más exigente del recorrido, recuperando el desnivel hasta volver a casa.

Finalmente, a Olot llegaban a las siete de la tarde, habiendo hecho otras dos paradas en el camino: primero en Llagostera, y después en Angles, poco antes de comenzar el ascenso de vuelta a casa.

En total, nueve horas y doce minutos pedaleando con un desnivel acumulado de 2.518 metros. Según Strava, Nan consumió en el trayecto más de 12.000 calorías.

No es la primera de este tipo desde el confinamiento

A lo largo de los dos últimos meses, en los que a causa de la crisis del coronavirus todos nos hemos visto recluidos en casa, hemos visto a Nan abordar otros dos entrenamientos de similares características a este.

El primero de ellos fue nada más comenzar la cuarentena, el 20 de marzo, cuando Nan se enfrentaba a más de diez horas de rodillo. A lo largo de Zwift el compañero de entrenamientos de Jan Frodeno completaba más de 300 kilómetros.

Precisamente la otra aventura fue de la mano del propio Jan, al que acompañó en reto de IRONMAN indoor. “Nunca pensé que me estrenaría en IRONMAN en casa“, pudimos leer a Nan en su momento.

Fuente

X