Palomitas de maíz, más antioxidantes que las frutas y verduras, ¡y muy ricas!

Hoy traemos buenas noticias y es que no todos los snacks tienen que ser siempre malos para una alimentación sana y equilibrada. Los triatletas, nadadores, ciclistas y corredores también nos podemos dar un homenaje de vez en cuando, ya sentados en un sillón después de una buena paliza, o también viendo en el cine una buena película. Así lo ha confirmado la American Chemical Society, la sociedad científica más grande del mundo, según un estudio realizado en 2012 y que confirma que las palomitas de maíz contienen en mayor proporción que las frutas y verduras unas sustancias antioxidantes llamadas “polifenoles”.

El Dr. Joe Vinson, pionero en el análisis de los componentes saludables del chocolate, las nueces y otros alimentos comunes, explicó que los polifenoles están más concentrados en las palomitas de maíz, que cuentan con una media aproximada de alrededor de un 4% de agua, mientras que los polifenoles se diluyen en el 90 por ciento de agua que compone muchas frutas y verduras.

Palomitas de maíz, pepitas de oro nutricionales

Este estudio asegura, además, que los granos de las palomitas de maíz -esa parte odiosa que se nos suele quedar atrapada en los dientes- es en realidad la que tiene mayor concentración de polifenoles y fibra. “Esos granos merecen más respeto”, explica el doctor Vinson, “Son pepitas de oro nutricionales.”

Por todos estos argumentos, se concluye que “Las palomitas son el aperitivo perfecto. Es el único snack con un 100% de grano entero, no procesado. Todos los demás granos son procesados y están diluidos con otros ingredientes, y aunque los cereales se denominan “granos enteros”, esto simplemente significa que más del 51% del peso del producto es grano entero. Una porción de palomitas de maíz proporcionará más del 70% de las necesidades diarias de cereales. Una persona normal solo suele recibir media porción de granos enteros al día, y comer palomitas de maíz podría ayudar a llenar ese vacío de una manera más que agradable”.

Sin grasas ni sal

Ahora bien, no todo vale. Vinson advierte que la forma en que la gente suele preparar las palomitas de maíz no siempre es tan saludable como apuntábamos hasta ahora. Palomitas hechas con aceite, mantequilla de la que suelen ponerle en los cines, xon sal o en forma de palomitas dulces llenas de azúcar y aquello puede convertirse en una pesadilla nutricional, cargadas de grasa y calorías.

La mejor forma de consumirlas es cocinarlas en una sartén con unas gotas de aceite de oliva sin añadirles sal o utilizar una palomitera que reviente los granos de maíz con aire caliente. Las palomitas de maíz para microondas tienen el doble de calorías que las que se hacen con aire caliente. Alrededor del 43 por ciento de las palomitas de maíz para microondas son grasas, en comparación con el 28 por ciento si las ponemos en aceite, dicen los expertos.

Asimismo, Vinson deja claro que las palomitas de maíz no pueden reemplazar las frutas y verduras frescas en una dieta saludable. Las frutas y verduras contienen vitaminas y otros nutrientes que son críticos para la buena salud, pero que faltan en las palomitas de maíz.

Vinson explicó que el mismo principio de concentración se aplica a las frutas deshidratadas en comparación con las frutas normales, dando a las frutas deshidratadas una ventaja de polifenol. Estudios previos encontraron bajas concentraciones de polifenoles libres en las palomitas de maíz, pero el equipo de Vinson hizo el primer estudio para calcular el total de polifenoles en las palomitas de maíz. Las cantidades de estos antioxidantes eran mucho mayores de lo que se creía anteriormente.

El nuevo estudio concluyó que la cantidad de polifenoles encontrada en las palomitas de maíz era de hasta 300 mg por porción, en comparación con 114 mg para una porción de maíz dulce y 160 mg para todas las frutas por porción. Además, una porción de palomitas de maíz proporcionaría el 13 por ciento de una ingesta promedio de polifenoles al día por persona. Las frutas proporcionan 255 mg al día de polifenoles y las verduras proporcionan 218 mg al día a la dieta promedio.

 

Fuente

X