Por esto nos gusta el ciclismo: el emocionante gesto de Rüdiger Selig

Hace unas semanas se hizo viral el gesto de Diego Mentrida con James Teagle en meta del Triatlón de Santander. El madrileño, que peleaba con el británico la tercera plaza, se paró en línea de meta para dejar pasar al del Alusigma, que se había tropezado en una valla mal señalizada.

El detalle de Mentrida trascendió mucho más allá de los medios nacionales, y la BBC, el twitter oficial de los Juegos Olímpicos o la PTO se hicieron eco de él.

Ayer vivimos, esta vez en ciclismo, uno digno de ser recordado. Transcurría el final de la Scheldeprijs 2020, que fue a parar en un apurado sprint para el australiano Caleb Ewan.

En el lanzamiento, como viene siendo habitual en estos últimos meses, mucha tensión, muchos cambios de trayectoria inesperados, y una caída.

Pascal Ackermann, de Bora, se abrió con el sprint ya lanzado, que provocó que August Jensen e Iván García Cortina se fueran al suelo. August se llevó la peor parte, quedando tendido en el suelo.

Rudy Selig, compañero de Ackermann en Bora, no se lo pensó dos veces, y como se ve en el vídeo de entrada en meta, se baja de su bicicleta a atender al ciclista de Riwal Securitas, sin preocuparse por entrar en meta antes o después.

No es la primera vez que Rudy demuestra su calidad moral. Ya en 2015, en una Dwars Doors Vlaanderen (conocida en España como Carrera a través de Flandes), se paró a ayudar a Marcel Aregger, ciclista del extinto IAM Cycling.

«No me acuerdo de nada de lo que pasó ayer, pero nunca olvidaré lo que Rudy Selig hizo por mí«, escribía por entonces el suizo, ya retirado del ciclismo profesional.

Fuente