Qué frutas deben comer los deportistas, y en qué momento

Cuando se piensa en una fruta ideal para el deportista la primera que aparece en la mente es la banana. Y si bien tiene muy buenas propiedades, hay que tener en cuenta que la energía que aporta dura una hora aproximadamente.

Por eso, en caso de necesitar “combustible” durante más tiempo deberíamos optar por frutas con un índice glucémico menor, para que la energía se vaya liberando de forma más progresiva.

Algunos ejemplos son las manzanas, las peras, los arándanos, las moras, las fresas y las cerezas.

Pero no sólo hay que tener en cuenta la duración del entrenamiento. La cantidad de veces que nos vamos a ejercitar también es importante: sí se hará una sola sesión la recuperación de los depósitos de glucógeno no es imprescindible que se realice inmediatamente, sino que se puede ir llenando mediante la ingesta de carbohidratos durante el resto del día.

En cambio, si se hace más de un entrenamiento al día es recomendable reponer los depósitos de glucógeno de forma inmediata, para no comprometer el rendimiento de las sesiones posteriores.

En esos casos hay que ingerir frutas con altos índices glucémicos, como la banana, o frutas deshidratadas como las pasas. Otras frutas recomendadas para después del ejercicio son las naranjas, el mango, el melón y la sandía, que al tener gran cantidad de agua y sales son ideales para reponer las pérdidas y reequilibrar nuestro balance hídrico, alterado por la sudoración durante el ejercicio

Source link

X