¿Qué ritmo llevar en un Ultramaratón?

Un ultramaratón no es una carrera como tantas otras que anteriormente hemos disfrutado, se trata de una aventura que sabemos como comenzar pero desconocemos como acabar. Este tipo de carreras son más bien una nueva experiencia, que nos ofrece distintas sensaciones y sentimientos que experimentaremos con el paso de los kilómetros. Una carrera de ultradistancia, además de la preparación psicológica, al llevarnos tantas horas, la preparación física se convierte en fundamental. 

Muchos corredores de ultramaratones opinan que la preparación física tiene una importancia del 70% mientras que la preparación psicológica posee un 25% dejando un 5% al factor suerte. Durante tantas horas que nos llevará disputar una carrera de tanta distancia y dureza, deberemos de ser capaces de administrar tanto nuestra motivación como momentos de flaqueza en soledad.

Una carrera de ultradistancia debemos realizarla con el propósito de ir a vivir una aventura que nos permitirá disfrutar y administrar tanto nuestras sensaciones como fuerzas e ilusiones con el paso de la distancia y el desnivel acumulado en el terreno, debiendo llevar una correcta y continua hidratación y alimentación, que anteriormente deberemos haber entrenado.

En muchas ocasiones nos dará por mirar el ritmo de carrera mientras entrenamos o corremos una carrera, en la ultradistancia debemos aprender a desconectar de lo que supone ritmo de carrera, incluso llegando a configurar el “GPS”, con tan solo la hora del día y distancia recorrida.

Si nos convertimos esclavos del ritmo no podremos llegar a disfrutar del ambiente que rodea a una carrera de ultradistancia y lo qué es lo más importarte, estaremos jugando con fuego al intentar mantener la velocidad de crucero sin hacer caso a nuestras sensaciones, ocasionando además de un sufrimiento añadido al propio esfuerzo.

• Cuanto más lento mejor: despacio se llega lejos. Siempre debemos estar un escalón por debajo de nuestro ritmo ideal, conservando durante todo momento esa sensación de bienestar, que nos permita disfrutar de la carrera sin hacer caso a nuestras pulsaciones.

• Lo importante es llegar: en una carrera de ultradistancia no debemos fijarnos metas de tiempo, ya que pueden suceder muchos imprevistos. Por este motivo debes olvidarte del tiempo fijado, pensando tan solo en colocar un pie detrás de otro.

• Disfruta de la aventura: no intentes seguir el ritmo de otro corredor, conviértete en un ultrafondista independiente, centrándote en tus sensaciones, que son las que te permitirán llegar a la línea de meta.

Recuerda que lo importante es disfrutar, independientemente del tiempo. El último en entrar en la meta es el primero de los campeones. Olvídate del tiempo y disfruta de tu ritmo.

X