¿Sabes cómo adaptar tu cuerpo a un Ultramaratón?

Existen creencias que aseguran que correr durante tantos kilómetros, puede provocarnos lesiones incluso irreversibles, debido a la alta exigencia que sometemos a nuestro cuerpo, tanto durante la carrera como durante los largos entrenamientos que realizamos preparando cualquier tipo de prueba. El ultramaratón o ultrafondo es una especialidad que no se prepara en poco tiempo, por este motivo iremos adaptando a nuestro organismo para que no sufra tanta agresión como piensan muchos otros corredores. Por este motivo vamos a tratar las recomendaciones que debemos adoptar para aclimatar a nuestro cuerpo a una carrera de ultradistancia.

Preparar un ultramatón es un proceso lento en el que la constancia del entrenamiento, a pesar de ser el elemento más importante para alcanzar la meta, no nos asegura el éxito, debido a su fuerte implicación del factor motivacional o psicológico.

La preparación para una carrera de ultradistancia debe ser un proceso lento que nuestro cuerpo aclimatará progresivamente, disminuyendo de esta forma la probabilidad de aparición de distintas lesiones. Para conseguir una correcta aclimatación deberemos seguir unos consejos fundamentales.

• Fortalecimiento de la musculatura: deberemos introducir al menos tres sesiones semanales de musculación, comenzando por el 25% del peso máximo a cargar, en cuanto se refiere a los distintos ejercicios de pesas.

Deberemos intentar fortalecer tanto las piernas como la espalda, hombros y lumbares, por ser la musculatura más propensa a las lesiones debida a su alta exigencia tanto a la hora de correr como a la hora de portar el equipo o el cinturón de hidratación.

• Alimentación: acostumbrarse a los alimentos que vamos a tomar durante la carrera así como la dieta diaria aumentando las grasas saludables para acostumbrar al cuerpo a quemarlas durante las distintas sesiones de entrenamiento.

• Hidratación de los pies: son el transporte que nos llevará a conseguir cruzar la tan ansiada meta, por este motivo deberemos cuidarlos a diario, hidratándolos después de la ducha con vaselina, al menos durante una semana antes de la prueba, evitando las durezas que pueden resultar dolorosas con el paso de los kilómetros, así como la aparición de las ampollas.

Estos consejos sin una correcta motivación, que deberemos acostumbrarnos a buscarla, mediante pensamientos positivos, serán los encargados de asegurarnos la adaptación de nuestro cuerpo a la exigencia de una carrera de ultradistancia. ¿Qué consejos puedes compartir para aclimatarnos a un ultramaratón?

X