Saucony ProGrid Triumph 8

La Saucony ProGrid Triumph 8 es posiblemente la mejor edición de este modelo que, aunque ya alcanzó sus cotas más altas en la versión 5 y 6 hace unos años, este año Saucony ha vuelto a superarse a sí misma.

La nueva mediasuela que le han puesto a la Triumph 8 es distinta que en su predecesora, fabricada a partir de un nuevo compuesto patentado por Saucony que le da a la zapatilla una mayor sensación de confort.

Su mayor rival, tanto históricamente como a nivel de prestaciones, siempre ha sido la Asics Gel Nimbus 12, aunque se diferencian en ciertas cosillas y será cuestión de cada uno decantarse por una o por otra. La más notable es que la Triumph es algo más estrecha que la Nimbus,  haciéndose así más atractiva para los corredores que tengan el pie más estrecho que ancho, aunque la Triumph 7 es algo más estrecha en el antepié y la T8 la han corregido haciéndola algo más ancha. La Nimbus es más robusta, la Triumph quizá con mejor ajuste y agarre en el terreno, aunque con total seguridad la Nimbus es por lo menos un centenar de kilómetros más durable que la Triumph -en igualdad de condiciones-. También es verdad que la Triumph 8 tiene un mejor precio, aspecto positivo y siempre a tener en cuenta. En cuanto a pesos, muy parecidos, apenas se llevan 10 gramos de diferencia.

Usuarios que tengan el arco bajo quizá encuentren algo incómoda la zona del arco o noten que les roza el puente, ya que en la Triumph 8 está algo más marcado y reforzado.

Amortiguación al más alto nivel, absorbe los impactos de manera impecable y, aunque suave al pisar, es una todo terreno: ya se le puede dar kilómetros por asfalto, caminos, tierra o césped todos los días que responderá de la mejor manera que sabe, con una tremenda estabilidad, comodidad y amortiguando perfectamente sin perder una cierta sensación ligera al correr. En su justa medida también tiene un poco de respuesta, no absorbe todo el impacto que recibe.

Los acabados son excelentes y los materiales rebosan por los 360 grados aires de calidad máxima. Un exterior algo renovado que, manteniendo la esencia de la Triumph 7, hace las delicias de los que quieren calzarse ese color naranja radioactivo que tanto llama la atención y que tan clásico se está haciendo en Saucony, aunque hay varios colores más para los que quieran ir más discretos.

En resumen, la Saucony ProGrid Triumph 8 está concebida para rodar en todo tipo de terrenos y para todo aquel que busca protección para sus rodillas, comodidad y amortiguación en altas dosis, sin olvidarnos de su durabilidad, que aunque no la mejor, sigue siendo bastante buena. Corredores de a partir de 70 kg de peso y neutros o supinadores -incluso usuarios con plantillas, aunque tendrían que ver sobre la zapatilla si les caben sin problemas- deberían tener la Triumph al menos, una vez en la vida. Usuarios con el pie ancho quizá se la deberían probar antes y ver si les está muy estrecha, y los usuarios con el arco medio o medio-alto la notarán como un guante. Para muchos corredores en torno a 80 kg es quizá la mejor zapatilla que pueden encontrar, ya sea para entrenamientos de todo tipo de distancias o para carreras a partir de media distancia.

X