Sebastian Kienle entrena IRONMAN Frankfurt en una cinta antegravedad como las de la NASA

Queda menos de una semana para unas de las citas del año en IRONMAN Frankfurt, Campeonato Europeo de la distancia. Uno de los grandes favoritos, Sebastian Kienle, que ha ganado hasta en tres ediciones la prueba, continua ejercitándose para poder competir ante Patrick Lange y Jan Frodeno. Tras meses de calvario tras la lesión que le hizo abandonar en Kona 2019, parece que las dudas sobre su rendimiento se están disipando. Con sus victorias en Challenge Heilbronn y en el Campeonato del Mundo Challenge Family ha demostrado que hay Kienle para rato.

Frankfurt en el punto de mira

El alemán tiene entre ceja y ceja poder reeditar el triunfo conseguido hace dos años, en la última edición en que tomó la salida. Si ganase sería su cuarta victoria a orillas del Main. Su tendón de Aquiles, que aún le sigue dando problemas, ha provocado que esté haciendo una preparación distinta, hasta el punto de haberse ido a vivir a casa de su entrenador, Phillip Seipp. «Viviré con mi preparador durante quince días» explicaba el triatleta. El motivo es muy sencillo, para él Frankfurt es posiblemente la fecha más importante del calendario junto al Campeonato del Mundo IRONMAN.

Su entrenamiento se está centrando en mejorar la técnica de carrera a pie. Para ello está entrenando todos los tipos de carrera posibles.

Una cinta de correr antigravedad

Además, de cara a poder ser más eficaz en la carrera a pie, ha comenzado a utilizar una cinta antigravedad como las que comenzó a utilizar la NASA en los años noventa. Como podéis ver en el vídeo de la cabecera, colgado por el propio Kienle hace unos días en su canal, el G-Trainer PRO, que así se llama el dispositivo, no deja de ser una cinta de correr tradicional a la que se incorpora una burbuja que permite correr con mucho menos esfuerzo.

Sebbi explica que pierde hasta un 80% de peso en las piernas cuando se mete en esta cápsula. La utilizaba en su recuperación tras la lesión del tendón de Aquiles y ahora, visto los resultados positivos que obtuvo, la continúa utilizando. El objetivo en el que se está centrando es recuperar la velocidad que perdió con la lesión. «Hace más de seis meses que no corro en tiempos cercanos a tres minutos el kilómetro. En una carrera de media distancia, si no corres a este ritmo no ganas«, ha comentado.

No es el único triatleta al que hemos visto entrenar en un aparato de este tipo: Jesse Thomas, Gwen JorgensenEric Lagerstrom han superado lesiones entrenando en él.

La natación, un plus en la recuperación

Después de la carrera a pie, Kienle acude a la piscina, donde realiza ejercicios que le ayudan en su recuperación. Asegura que aquí se lo toma con más relax y calma, junto a su equipo, entrenando ritmos de carrera. Tras acabar la sesión de natación, toca montarse en la bicicleta. Cuatro horas donde varía entre series de alta intensidad y ritmos de carrera estables, preparando lo que será la batalla del 30 de junio.

Frodeno y Lange, los dos grandes rivales

«Estoy muy emocionado por participar en Frankfurt. Corren Frodeno y también Patrick Lange, que es posiblemente el mejor triatleta del mundo en estos momentos«, explica Kienle sobre la feroz competencia que va a haber.  «Para mi ser el segundo en una prueba es ser el primer perdedor, sin embargo en Frankfurt, lo consideraría como una victoria«, finalizó. Es obvio que tras su lesión sigue renqueante, sin embargo sabemos de lo que es capaz Kienle pese a todas las adversidades.

Fuente

X