Termina el maratón de Boston embarazada de 8 meses

No es la primera vez ni la última que vemos a mujeres en avanzado estado de gestación corriendo. Si bien es cierto que normalmente son profesionales del deporte, también hay casos entre atletas populares. Todos recordamos a Gwen Jorgensen, campeona olímpica en Río 2016 y dos veces campeona del mundo de triatlón, corriendo por debajo de los 6 minutos el kilómetro a menos de un mes para dar a luz. O hace apenas unas semanas, la triatleta danesa Michelle Vesterby, entrenando más de 14 horas semanales en su última semana de embarazo.

El caso de hoy es algo completamente fuera de lo común y que no creo que nadie en su sano juicio pudiera recomendar. Aunque correr durante el embarazo es recomendable, siempre teniendo unas precauciones de sentido común, la mayoría de las mujeres reducen sus hábitos de running embarazadas, siendo solo alrededor del 30% las que siguen corriendo en el tercer trimestre del embarazo. No es el caso de Lizzette Pérez, que corrió el pasado 15 de abril la maratón de Boston estando embarazada de más de 8 meses.

Ni los padres ni su médico pensaron que esta idea no fuera una locura, pero la corredora de 34 años pensó que era una de las tareas que tenía todavía en su lista de cosas por hacer. Y os preguntaréis por qué decidió cumplir su deseo de correr una maratón justo estando embarazada y no podía haber elegido otra ocasión. Pues la razón es que Lizzette no supo que estaba embarazada hasta una semana después de obtener su marca que le acreditaba para poder correr en Boston.

Su médico le llegó a decir que correr podría incluso inducirle el parto al estar tan avanzado el embarazo, pero Lizzette se sintió bien y lleva corriendo casi toda su vida. Además, había estado siguiendo un entrenamiento muy ajustado y dirigido encaminado a una distancia tan larga y tan poco recomendable para una embarazada. Dos días antes del maratón, Lizzette tenía una última cita con su ginecólogo para asegurarse que todo estaba bien.»Me dijo que el latido del corazón y el bebé estaban bien, sanos, fuertes y que me lo tomaran con calma».

Lizzette Pérez se lo tomó con calma afortunadamente. Fue parando para hidratarse y beber bien, fue comiendo en cada avituallamiento y paró para ir al baño varias veces, completando la maratón en 5:49:20. Al final, la corredora se mostraba emocionada de haber cumplido uno de sus mayores sueños, como era terminar una maratón, y habiéndolo hecho con su pequeña. Se habían clasificado juntas para correr y habían terminado juntas. La fecha prevista de parto de Lizzette es el próximo 20 de mayo. Hasta entonces, esperamos que se tome un descanso y deje de correr hasta el postparto.

Fuente

X