Todo sobre los dolores de cadera

El dolor de cadera es una lesión común que afecta a muchos atletas, especialmente a los corredores. Pero determinar qué lo está causando puede ser complicado. Para empezar diremos que la cadera es una articulación básica de rótula. Hay cartílago que recubre la articulación (llamada labrum) y ligamentos que sujetan los huesos de la pelvis y el muslo. También se adhieren numerosos músculos alrededor de la cadera, moviendo la articulación a través de los movimientos básicos de flexión, extensión, abducción, aducción, rotación interna y rotación externa.

Si se siente un dolor en la parte frontal de la articulación, donde la pierna se adhiere al tronco, generalmente se debe a problemas en la articulación de la cadera. También se puede sentir un dolor asociado con una lesión en la cadera en la parte inferior de los glúteos y en la parte superior de la parte posterior de tu muslo. Otros síntomas incluyen la incapacidad para mover la pierna hacia la cadera, la incapacidad para poner peso en una pierna debido al dolor de cadera, o la hinchazón alrededor de la articulación.

Las causas más comunes de las molestias son las distensiones flexoras de la cadera o la tendinitis flexora de la cadera, las fracturas por estrés y la osteoartritis. Con menos frecuencia, los desgarros del labrum (cartílago) también pueden causar dolor. Los flexores de cadera son un grupo de músculos que mueven el muslo hacia adelante y hacia arriba. Las distensiones a menudo son causadas por un deslizamiento hacia atrás del pie. Esto puede ocurrir con un resbalón grande o pequeños resbalones repetitivos mientras se ejecuta sobre una superficie resbaladiza, como la nieve.

La tendinitis, que se produce cuando el músculo psoas -un músculo profundo de la cadera- se usa en exceso y se tira de un tendón que lo une al hueso ilíaco (lo que causa que el tendón se inflame), generalmente se debe a un mayor kilometraje, entrenamiento de velocidad o trabajo en una pendiente.

El dolor en el exterior de la cadera, en tanto, es debido más comúnmente a una mayor bursitis trocantérica. El trocánter mayor es la protuberancia en la que el hueso del muslo sobresale en la base del cuello (que conecta la bola con el fémur y es el lugar de las fracturas por sobrecarga de la cadera). Un saco lubricante (o bursa) descansa sobre la protuberancia ósea para que los músculos circundantes no se froten directamente sobre el hueso. La región superior de la banda iliotibial (IT), conocida como tensor de la fascia lata, está comúnmente involucrada en una mayor bursitis trocantérica.

Si la molestia es en el interior de la cadera puede deberse a una tendinitis o tensión de los músculos aductores. Los aductores (o músculos internos del muslo) empujan la pierna hacia adentro a medida que avanza: cuanto más rápido es el movimiento, mayor es el grado de aducción. El dolor en la cadera interna y, a veces, en la parte frontal de la articulación, puede ser causado por osteitis del pubis, hernias deportivas, infecciones, fracturas de estrés púbico u osteoartritis.

Tratamientos. El dolor de cadera persistente, o el que empeora, necesita de una visita a un traumatólogo. Algunos problemas en particular, como las fracturas por estrés de la cadera, se diagnostican con frecuencia debido a la confusa presentación de los síntomas. Es necesaria una evaluación exhaustiva y, a menudo, incluye radiografías y otros estudios, como una resonancia magnética o una gammagrafía ósea. Al igual que con todas las lesiones, la ausencia de dolor no significa que todo esté bien. Los déficits de fuerza y flexibilidad deben abordarse para permitir un retorno saludable a la carrera.

El tratamiento de la tendinitis incluye disminuir el entrenamiento, aplicar hielo, fortalecer y estirar. Mientras que para las distensiones y la tendinitis en la parte superior de los isquiotibiales el tratamiento es el mismo que el utilizado para los problemas de flexión de la cadera. Es importante el estiramiento y el fortalecimiento de los tendones de la corva, como las estocadas laterales, las elevaciones internas de las piernas y las elevaciones posteriores de las piernas. El masaje de tejidos profundos también puede ser beneficioso, pero en general este es un problema difícil que generalmente toma un tiempo resolver.

Prevención. Siempre es muy importante fortalecer y estirar los flexores de la cadera. Para eso hay tres ejercicios realmente útiles: uno consiste en acostarse de espaldas en el borde de una mesa o cama alta, y dejar caer la pierna exterior del borde; otro es desplazar la pierna trasera completamente extendida, girar los brazos hacia arriba y extenderlos ligeramente hacia atrás de ser posible; y por último una buena medida es agregar levantamientos de piernas a la rutina de entrenamiento, lo que ayudará a fortalecer los flexores de cadera. Se puede agregar pesas o una banda de resistencia para hacerlo.

Los problemas en las caderas a menudo están relacionados con glúteos débiles, así que hay que trabajar el fortalecerlos, por medio de sentadillas y de ejercicios como elevación de cadera. Finalmente, los masajes diarios de foam roll ayudarán a mantener los flexores de la cadera sueltos y relajados, lo que disminuirá la posibilidad de sufrir lesiones

Source link

X