Vueling le paga 50 euros a Carlos López por una bici de 6.000 que le rompió hace dos meses

«Sin bici y me han pagado cincuenta euros por ella» escribía esta mañana Carlos López en Instagram. «Para una bici de 4meses y 6mil € de PvP está bien. Y si de ahí tengo que sacar los dos meses sin bici no me salen las cuentas. ¡Son unos cachondos de la ostia!«.

Todo comenzaba el pasado 16 de julio, cuando el mallorquín volvía a casa tras finalizar quinto en la primera edición de IRONMAN Vitoria. Carlos publicaba un story en su cuenta personal mostrando los daños recibidos por su Orbea Ordu del ANB Triathlon Team, bajo cuyos colores compite desde comienzos de esta temporada. En la foto se podía ver el carbono roto en la vaina inferior derecha, la que conecta con los piñores traseros, que hacía inutilizable la bicicleta.

En este tiempo, afortunadamente no ha estado parado, ya que en Embrunman tomó la salida con el modelo de carretera montado con acoples, como la gran mayoría de los triatletas. Pero la cabra continua parada, mientras Vueling resolvía su caso. Aunque el cómo lo ha cerrado dista de ser la más adecuada y esperada. «Sentimos lo que nos comentas«, le respondian desde el equipo de redes sociales esta misma mañana. «¿Hiciste una declaración de valor de la bicicleta antes de viajar con ella? Si es así, puedes enviarnos los detalles por DM o si tienes una SR abierta, a través de ese canal«.

No es la primera vez y por desgracia no será la última

El como tratan las aerolíneas las bicicletas ya ha sido tema tratado en muchas ocasiones, por desgracia: Uxio Abuin, Pablo Dapena -a quien de vuelta de Niza le han roto la lenticular-, Guru Frades e infinidad de ciclistas profesionales han tenido que sufrir los sinsabores de encontrarse su equipo de trabajo en mal estado al bajar del avión. Jaime Menéndez de Luarca, de los más precavidos al embalar su bicicleta, era de los más claros esta mañana en Instagram: «Organizo Distintos Campus de Triatlón en España. Solo nos queda recomendar a nuestros clientes evitar volar con vosotros«.

Quizás sea el camino, comenzar a tratar este asunto como un problema de grupo.

Fuente

X