20k a 40º y 3’6kgs perdidos en una hora y veinte minutos

Hoy vamos a hacer algo muy estúpido“. Así comienza el último vídeo de Lionel Sanders. El canadiense, que como otros tantos ha visto su planificación de temporada irse al traste, comienza a retomar los entrenamientos en exterior y lo hace en condiciones extremas.

Trasladado a Arizona de cara a preparar el resto de la temporada -“quizás St. George“, afirma-, el de Canyon ha completado un entrenamiento no apto para todos los públicos: veinte kilómetros a cuarenta grados de temperatura.

Ya entiendo por qué la gente no entrenaa mediodía en Arizona en verano“, reconoce nada más terminar.

Mi temperatura corporal es de 40 grados“, afirma entre jadeos.

Tras reflexionar sobre sus pulsaciones -151 durante gran parte de la carrera-, Sanders analiza cómo han sido sus últimos entrenamientos con calor y lo compara con Kona, donde la temperatura ronda los 32 durante el segmento de maratón del Campeonato del Mundo de IRONMAN.

Mi mejor maratón en Kona ha sido de 2h52′, lo que viene a ser 4’10” por kilómetro, o algo así. No es para nada rápido”, continúa Sanders. “Así que la pregunta es si hacer todo esto sirve. ¿Voy a correr mejor en Kona, una vez que me baje de la bici? Pues probablemente sí“.

La pérdida de peso, una barbaridad

Acostumbrados como estamos a los grandes errores de Sanders, a la altura de sus proezas, lo siguiente de lo que nos habla en el vídeo no debería de sorprender a nadie: “Me pesé antes de salir y pesaba 73 kilos. Ahora peso 69,4“.

Esto supone haber perdido, durante la hora y veinte minutos de entrenamiento, 3’6 kilos de peso.

¿Cómo hay que entrenar con calor?

Pese a que gran parte de las maratones de IRONMAN se disputan en las horas intermedidas del día, en los entrenamientos en días de calor hay que tratar de evitar esta franja horaria.

En la medida de lo posible hay que entrenar a primera hora de la mañana, cuando aún no ha salido el sol, o a última hora de la tarde. Así lo contábamos el año pasado en un vídeo de nuestro canal de youtube.

Si no podemos evitar salir a mediodía, hay que llevar agua siempre encima -un bidón en un cinto-, y tener localizadas las fuentes durante nuestro recorrido.

Recordad que a medida que nos deshidratamos -y en el caso de Lionel Sanders tanta pérdida de peso es un indicio claro de deshidratación- nuestro rendimiento deportivo baja. Así que siempre, siempre, tened agua y sales a mano.

Fuente

X