22 Consejos para prevenir lesiones:

– Evitar entrenar cuando estás cansado

Aumenta la ingesta de carbohidratos en periodos de fuerte entrenamiento

– Tus aumentos de entrenamiento tiene que ser parejos a aumentos en reposo

– Cualquier aumento en la carga de entrenamiento (volumen) lo precedes con un incremento de la fortaleza

– Tratar molestias o lesiones pequeñas con cuidado y rapidez para prevenir que lleguen a ser un problema mayor

– Si experimentas dolor cuando entrenas, ¡paras! la sesión de entrenamiento inmediatamente

– Nunca entrenar fuerte, si todavía estas engarrotado de la sesión anterior.

– Poner atención a la nutrición y la hidratación.

– Utilizar superficies de entrenamiento adecuadas (por ejemplo ¿utilizas una colchoneta firme para el trabajo abdominal, o lo haces en el suelo?)

– Comprobar que el espacio donde entrenas o compites esté libre de peligros u objetos que te puedan dañar.

– Comprobar que el equipamiento que utilizas está en condiciones adecuadas para su uso.

– Introducir las actividades nuevas (ejercicios, rutinas, equipamiento) de forma gradual

– Dedicar el tiempo suficiente para calentar al principio de la sesión y para recuperarte después de la misma (incluyendo los estiramientos adecuados)

– Comprobar con antelación el recorrido para entrenamientos y/o competiciones.

– Entrenar en diferentes superficies utilizando el calzado adecuado.

– Ducharse y cambiarse inmediatamente después de tu sesión de “enfriamiento” o recuperación.

– Cuando viajas (entrenamientos, competición) intentas organizar los desplazamientos para tener la máxima comodidad.

– Te alejas de las zonas con alto riesgo de infección cuando te entrenas a alta intensidad o compites.

– Se extremadamente cauteloso con tu higiene en días calurosos.

– Evalúa diariamente cualquier señal de fatiga, en caso de duda reduce la intensidad.

– Utiliza el masaje con regularidad

– Cuando tienes alguna molestia seria, visitas al especialista

 

X