A sus 85 años termina su 39 Maratón de Londres en 7:40:50, diez minutos menos que en 2018

A sus 85 años, Ken Jones no solo ha sido el corredor más veterano del Maratón de Londres, sino que también ha sido uno de los once «Ever Presents» que quedan vivitos y coleando y que han corrido todas y cada una de las 39 ediciones de este maratón que se celebró por primera vez en 1981. Natural de Irlanda del Norte, este veterano corredor reconoce que la edición de 2018 fue la edición más dura hasta ahora por el calor que hizo, pero eso no le ha quitado las ganas de volver correr este domingo pasado.

«No, nunca he tenido ninguna duda», dice Jones cuando se le pregunta por su intención de volver a correr cada año. «Estoy en mejor forma que el año pasado. He estado nadando tres veces a la semana en lugar de correr tanto y eso me ha ayudado. Además, tengo la vista puesta en el próximo año, el 40 aniversario del Maratón de Londres. El próximo año será un año grande para mí y para todos los «Ever Presents», ya que será nuestro maratón número 40 consecutivo».

«Mi mejor tiempo en Londres es de 2 horas y 55 minutos, que fue en 1985. El año pasado terminé en 7 horas y 50 minutos, así que hay una pequeña diferencia. Antes solía entrenar una hora al día durante toda la semana, ahora tengo que dedicarle más tiempo porque tardo mucho más en completar las distancias. Ando y troto dos horas al día cuando puedo. Pero aún así lo encuentro divertido. Puede que no tenga la velocidad que tenía antes, pero todavía me encanta y disfruto el día del maratón. Ando y troto según vea, charlo con gente diferente. Es un día fantástico y lo disfruto como siempre».

Nunca está de más preguntarle a un corredor veterano por algún consejo que pueda darnos para llegar a su edad en la forma en la que se encuentra. Para Ken Jones el mejor consejo que puede dar es tomarse el entrenamiento con cuidado, evitar las exageraciones que todos conocemos de primera mano y evitar así lesionarse. Y también, los calcetines de compresión, su secreto mejor guardado. Jones tiene una trombosis en las pantorrillas y siempre le han funcionado muy bien. No corre un metro sin ellos a pesar de que tuviera que esperar unos años a que estuvieran en el mercado. Y lo cierto es que le ha debido ir bien cuando a los 85 años ha conseguido bajar diez minutos su marca del año anterior.

Fuente