Barcelona se abre a que se celebren eventos deportivos en Fase 2

David Escudé, Regidor de Deportes del Ajuntament de Barcelona, concedía esta mañana una rueda de prensa para hablar de cómo plantea el organismo principal de la Ciudad Condal la desescalada.

Afortunadamente son buenas noticias, ya que “los 41 centros deportivos municipales volverán a operar garantizando el 100% de los servicios tal y como se ofrecían antes de que se decretara el estado de alarma” desde -a priori- el 22 de junio.

Además, en fase 2, podrán llevarse a cabo deportes sin contacto y la apertura de las instalaciones de atletismo, lo que habilita de facto la posible celebración de eventos.

El objetivo es generan confianza para que todo el mundo pueda hacer deporte de manera segura y garantizar que las instalaciones pueden ofrecer sus servicios al 100% como antes del Covid-19 con criterios de prudencia“, ha afirmado Escudé.

En este sentido, se abrirán el Estadio Municipal Joan Serrahima, la Pista Municipal de Atletismo Parc del Migdia-Complex Esportiu Municipal Pau Negre, el Complejo Deportivo Municipal Can Dragó y el Complejo Deportivo Municipal La Mar Bella.

Sobre la celebración de las pruebas, se ha dejado claro que se podrán llevar a cabo con estrictas normas de seguridad y cumpliendo con los requisitos que estipule Sanidad.

En este sentido, lo que se vio la semana pasada en Stravanger, donde compitieron los hermanos Ingebrigtsen, puede ser un punto de partida para lo que vemos en España: carreras con rolling start, eliminación del guardarropa, las duchas y las entregas de premios…

Escudé ha dejada abierta la puerta a que desde el propio Ajuntament se lleve a cabo una gran prueba con la que volver a la normalidad.

La Cursa de la Mercè y el Maratón de Barcelona, sin reducción de participantes

Si hay dos carreras clave en el calendario runner barcelonés, son la Cursa de la Mercè y el Maratón de Barcelona. El segundo tuvo que posponerse al 25 de octubre, y la Mercè tiene fecha para el 20 de septiembre.

Sobre la Mercè ha afirmado que será “el punto de partida de la nueva normalidad de las carreras populares en la ciudad” y su previsión es que pueda celebrarse sin reducción de participantes.

El Institut Barcelona Esports, responsable de la planificación de la carrera, trabaja en distintos escenarios, y la semana próxima será clave para saber cómo se lleva definitivamente a cabo. Con respecto al Maratón de Barcelona, Escudé espera que los participantes “solo se tengan que preocupar por correr“.

Fuente

X