Con 13 años, Erika Peláez es la nadadora más joven clasificada para los Trials

La edad empieza a no convertirse en ningún obstáculo para el deporte. Tanto por exceso de ella, como por defecto. Y ese es el caso de la jovencísima nadadora de 13 años, Erika Peláez, que este fin de semana ha competido en un encuentro de clasificación en Plantation, Florida, donde se ha convertido en la nadadora más joven clasificada para los Trials estadounidenses de natación de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Erika, que nada para Eagle Aquatics en Miami Shores, Florida, nadó los 100 metros libres en 56.03 y en 1:02.65 los 100 metros espalda. Con estos tiempos alcanza las mínimas para las pruebas olímpicas que están establecidas en 56.29 y 1:02.69 respectivamente. Sus mejores tiempos anteriores eran 57.51 y 1:04.10 respectivamente, fueron los estándares de los nacionales en categoría junior.

A estas dos marcas hay que añadir los registros de Erika Peláez en los 50 metros libres que nadó en 26.12 y los 50 espalda en 29.90. La mínima de las pruebas olímpicas en los 50 metros libres es de 25.99 mientras que los 50 metros espalda no es una prueba olímpica.

Foto: Sharon Robb

Los 100 libres más rápidos de una nadadora de 13 años

Erika Peláez ha cumplido los 13 años durante el verano, y seguirá teniéndolos cuando los Trials olímpicos de 2020 se celebren en junio. Aunque la natación en Estados Unidos no registra récords por edades, el tiempo de Peláez en los 100 libres es el más rápido que se recuerda para una nadadora estadounidense de 13 años, rebajando los 56.14 de Missy Franklin en los trials olímpicos de 2008. Los 100 espalda es la sexta mejor marca estadounidense para cualquier nadador de esa edad, una clasificación liderada por Alex Walsh, que nadó en el Campeonato nacional juvenil de 2015 en 1:00.84.

Fuente

X