Corre una media maratón en el sótano dando vueltas a dos mesas

Desde que empezó a correr de nuevo en octubre, Sandro Rauch, un chico francés de 21 años, ha estado cumpliendo su plan de entrenamiento sin saltarse ni un solo día: al menos una salida diaria, 80 kilómetros a la semana, y en el punto de mira, un maratón en junio. Pero el coronavirus no estaba dentro de su hoja de ruta, como en la de ninguna que estamos leyendo ahora mismo esto. Y el confinamiento, menos. Meses de trabajo que parecen ahora tirados por la borda, pero no su motivación.

Con este tipo de entradas desde Planeta Triatlón no es que alabemos o ensalcemos lo que hace esta gente, simplemente queremos haceros pasar el rato leyendo lo que la motivación causa en algunas personas. No es ni bueno ni malo, simplemente una forma de pasar estos durísimos días que todavía tenemos por delante.

2.335 vueltas de nueve metros

Este desafío comenzó para Sandro con una llamada de su cuñada. “Hay un montón de pequeños desafíos lanzados en las redes, algunos de ellos se convierten en una locura, como este corredor de maratón que hizo los 42 kilómetros en su balcón. Mi cuñada me dijo, adelante, corre una media. Y como me gustan los desafíos…”

Podría haber corrido en el jardín de la casa de sus suegros, pero “no quería dañar el césped haciendo círculos”. Así que se bajó al sótano y corrió 2.355 vueltas alrededor de dos mesas, para conseguir un circuito de unos nueve metros.

Ampollas y dolor de articulaciones

El tiempo total que dice haber necesitado este francés de 21 años para terminar la media maratón alrededor de las dos mesas fue de 1h32, para ello se encargó de retransmitirlo a través de su cuenta de Instagram. Para Sandro el sótano fue un sitio agradable, fresquito y feliz por poder volver a correr. Este corredor venía de correr su última media en La Wantzenau en 1h28, por lo que si el tiempo que muestra su reloj es correcto, solo habría hecho cuatro minutos más, que dadas las condiciones en las que corrió, creo que es lo de menos. Lo más importante de todo, la actitud durante estos días, sin mirar relojes, ni tiempos ni medias. Ya habrá tiempo para eso.

Fuente

X