Ejercicios de brazos para corredores: ¿Son realmente necesarios?

Es normal ver a corredores y corredoras haciendo musculación para pantorrillas, piernas, muslos, posteriores y tronco, además de ejercicios funcionales, entrenamientos de equilibrio, educativos de técnica y hasta algunos movimientos para ayudar en la prevención de lesiones y/o en mejorar la performance en entrenamientos y carreras. Pero,
¿qué pasa con los brazos? ¿cuáles son los ejercicios de brazos para corredores que funcionan?

Durante las carreras de 100, 200 y 400 metros, los miembros superiores (conjunto que envuelve hombros, brazos, antebrazos y manos) ayudan no solo para mantener el equilibrio del tronco y balance de los miembros inferiores, como también contribuyen en el impulso a través de movimientos amplios, fuertes y rápidos. Es por ello que los atletas suelen verse extremadamente fuertes, de pies a cabeza.

Ejercicios de brazos para corredores de fondo

En cambio, en las carreras de fondo (a partir de 3.000 metros), la función de impulso de los brazos es mucho menor, al igual que la amplitud, la fueza y la velocidad de los movimientos, por lo cual no necesitamos de un volumen muscular tan expresivo. Digamos que, cuanto más voluminosa sea la musculatura en esa parte, más peso y, consecuentemente, mayores son las chances de reducir el rendimiento.

Es en ese momento que surgen las dudas de personas que sintieron una mejoría en el running después de iniciar la musculación en miembros superiores. Eso realmente puede suceder, pues la musculación “bien hecha” trabaja también los músculos que estabilizan los miembros, permitiendo que ellos se muevan de forma más equilibrada, con menos gasto de energía y resultando, sí, en una mejor mecánica de la persona al correr.

O sea, trabajar ejercicios para miembros y tronco superior es importante para quien quiere correr mejor. Sin embargo, el punto está en la intensidad de ellos.

Entrenamientos de brazos para corredores
Entrenamientos de brazos para corredores

Hipertrofia vs. resistencia/estabilidad

Ejercicios con cargas elevadas suelen generar hipertrofia (aumento de volumen muscular), a diferencia de otros con cargas moderadas, enfocados en la resistencia y la estabilidad. Para correr de forma eficiente, está claro que esta última es la mejor opción.

Pero, ojo, es importante dejar en claro que esa cuestión de la hipertrofia no será perjudicial ni aumentará el riesgo de lesión. Si la persona quiere tener brazos musculosos, no hay problema, siempre y cuando no sea un inconveniente para el atleta quedar un poco más lento que alguien con un nivel de entrenamientos de running semejantes, pero con menor cantidad de músculos.

Una buena alternativa

En síntesis, la cuestión aquí es aclarar que para correr no precisamos preocuparnos en aumentar bíceps, definir tríceps, “marcar” el antebrazo o definir nuestro deltoide (músculo del hombro).

Los ejercicios más simples de coordinación y estabilidad en los hombros son más interesantes. Por cualquier duda, no dude en conversar con su entrenador al respecto.

*Este artículo fue publicado por el fisioterapeuta Marcel Sera, en el sitio ativo.com

Fuente

X