El corredor Tommy Rivers, muy grave por una afección pulmonar

Es posible que el nombre de Tommy Rivers no os diga nada. No es un atleta famoso en nuestro país, pero sí un gran corredor y triatleta con un largo historial deportivo y muy querido en su país. Él y su hermano, Jacob Puzey, no son dos de los corredores norteamericanos más conocidos, seguramente porque no han salido a competir demasiado fuera de Estados Unidos. Pero si analizamos el curriculum de Tommy Rivers, nos damos cuenta que estamos ante alguien grande:  ha ganado muchas y variadas competiciones como la North Shore Marathon, The Hapalua (la media maratón de Hawaii), la maratón de Sedona, Mt. Hood 50 miler, posee grandes marcas en maratones de asfalto (2h18:20 en Boston 2017) y un largo etcétera. También obtuvo un tercer puesto en los Campeonatos del mundo de Xterra Trail Running y ostenta unas marcas en Ironman 70.3 de 04:39:05 y 09:38:18 en IRONMAN, donde participó en Kona en 2015.

Rivers, además de ser una figura muy conocida en la comunidad de corredores americanos, ejerce sobre todo como marido de su esposa, Steph, y es padre de tres niñas. A través de Instagram, Rivers Puzey dio a conocer lo que le estaba pasando durante el último mes. Estando corriendo en el Gran Cañón con su amigo Derrick Lytle, empezó a sentirse mal.

“Fue una noche bastante dura”, dice. “No pensaba que fuera a salir de ahí”. Las cosas fueron “de mal en peor muy rápido”, dice, pero añade que tuvo la suerte de tener a Lytle con él, que le ayudó a salir del cañón. Después de regresar a casa, Rivers Puzey dice que asumió que había contraído COVID-19, y trató de recordar con quién había estado en contacto en las semanas anteriores para hacerles saber que ellos también podrían estar infectados.

Fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con síntomas compatibles con la neumonía o el COVID-19, enfermedad de la que le han hecho la prueba hasta en tres ocasiones con resultado negativo. De hecho, hasta el momento los médicos no le no han podido proporcionar un diagnóstico claro.

Con respiradores para seguir con vida

En estas semanas su salud, lejos de mejorar, ha ido empeorando progresivamente hasta el punto de necesitar ser intervenido sin éxito. Su hermano, Jacob Puzey explicaba con lágrimas en los ojos que Tommy “no está respondiendo”. En estos momentos los respiradores son los que le mantienen con vida.

A la delicada salud del corredor estadounidense hay que unir el elevado coste de la sanidad en su país, por lo que todos los amigos y ultrarunners han abierto una iniciativa de crowfunding, “Rest up, Tommy, we’ll see you soon” para recaudar fondos y pagar las facturas hospitalarias. A fecha de hoy, la plataforma acumula más de 200.000 dólares sobre los 250.000 como objetivo fijado.

Fuente

X