IRONMAN 70.3 Marrakech, mucho más que una carrera

El 25 de octubre queda lejos, pero con todo lo acontencido en los últimos días, todos estamos pensando cómo vamos a volver a la carga.

Es una necesidad habitual del triatleta, tener retos a los que enfrentarse, pruebas en el medio plazo que nos sirvan de acicate para mantener la ilusión y las ganas. Nadie sabe a ciencia cierta cuándo podremos volver a competir, pero el positivismo invita a pensar que la segunda parte de la temporada se podrá salvar.

¿Queremos pensar, verdad?

Así que hoy queremos centrarnos en una de esas pruebas de “casi final de temporada”, IRONMAN 70.3 Marrakech, una prueba que este 2020 celebra su segunda edición y que de cara a los triatletas españoles, por su cercanía, suscita mucho interés.

No solo por la prueba en sí, sino por el atractivo que puede tener combinar deporte y vacaciones, en una ciudad en la que la historia y la cultura se ponen al servicio del deporte dando como resultado una competición única.

Hace unos días nos hacíamos eco de los cambios en el circuito de IRONMAN 70.3 Marrakech, pero creemos que la cita es mucho más que la carrera, así que hoy vamos a centrar en otras razones que van más allá de lo deportivo, como conocer la ciudad de Marrakech o pasar un fin de semana único con los tuyos.

La belleza e historia de la ciudad de Marrakech

Imagínate darte un paseo por una ciudad con siglos y siglos de historia y cultura a sus espaldas. Pues así es la ciudad de Marrakech.

Desde su fundación en el año 1060, la ciudad ha ido sufriendo una evolución constante hasta convertirse en lo que es ahora: una ciudad de gran belleza en la que podrás disfrutar de lugares emblemáticos como el Zoco, la mezquita Koutoubia o la plaza Jemaa el Fna .

Aquí os dejamos una recopilación de todo lo que podéis visitar.

El Zoco

Situado muy cerca de la plaza Jemaa el Fna, este distrito es de obligado paso si quieres comprar algo. Considerado el zoco más grande de todo Marruecos, en él puedes encontrar de todo lo que se te ocurra. Desde joyería a ropa, pasando por alimentación. No en vano, ha sido el epicentro comercial durante siglos aunque ahora estén más destinados al turistas.

Plaza de Jemaa el Fna

La plaza, considerada como el epicentro de la ciudad, también es conocida como la plaza de las cabezas cortadas porque en sus orígenes era donde se exponían las cabezas de los delincuentes ejecutados.

Ahora su función es muy distinta y en ella podrás disfrutar desde tatuadores de henna hasta puestos de comida al aire libre, pasando por acróbatas como adiestradores de serpientes. En definitiva, una ubicación tan multicultural como la ciudad de la que forma parte.

La mezquita Koutoubia

Una mezquita con un imponente minarete de 69 metros que fue construida en 1141. En sus orígenes también era conocida como mezquita de los libreros, porque a las afueras se reunían estos para vender libros.

Recuerda una cosa muy importante: la entrada está totalmente prohibida para la población no musulmana.

Los jardines de Menara

A poco menos de una hora andando desde la Mezquita Koutoubia se encuentran los jardines de menara, que fueron construidos por el califa Abd al-Mumin en el siglo XII.

Un imponente lago rodeado de los olivares más antiguos de toda la ciudad con el Pabellón de la Menara completando el encuadre. El Pabellón también es conocido como el Pabellón del Placer porque la leyenda cuenta que un sultán llevaba allí a sus encuentros amorosos.

Disfrútalo con los tuyos

La posibilidad de coger un avión desde Barcelona o Madrid y tardar solo una hora en llegar a la ciudad te abre infinitas posibilidades de disfrutar esta aventura.

Con temperaturas suaves en primavera y otoño, la fecha en la que se celebra la prueba es perfecta para acudir a playas como Essaouira o Sidi Kaouki para descansar o practicar surf.

Además, la cercanía de la fecha con el puente de todos los santos puede ser una oportunidad única de que los más pequeños de la casa disfruten de la carrera a la vez que hacen turismo con sus allegados en este diferente plan familiar, o de que te apuntes a la carrera con tus amigos.

Eso sí, recuerda: no te olvides del pasaporte.

Fuente

X