Javier Carriqueo: “El triunfo que siempre soñaba”

“Siempre recordaba aquel día que gané los 10 mil metros del Sudamericano Juvenil, en Córdoba. Desde entonces, casi no tuve oportunidad de volver a competir en mi país, ante mi gente… Así que tenía mucha ansiedad por esta carrera. Y ahora estoy feliz de alcanzar un título sudamericano, el primero de mi campaña, justamente aquí”.
Fueron las primeras palabras de Javier Adolfo Carriqueo, el gran mediofondista de San Martín de los Andes, quien lleva una década radicado en España y que ahora le devolvió a la Argentina la corona de los 5.000 metros. La misma que ostentaran, en otros tiempos, viejas glorias de nuestro fondo como Roger Ceballos y Osvaldo Suárez (quien lo disfrutó esta vez desde el palco). Domingo Amaison, en Rio de Janeiro (1965), había sido el último argentino triunfador en los 5.000.

Fuente: cada-atletismo.org

“La verdad es que no tenía tanta confianza antes de la prueba, al contrario, estaba un poco nervioso. Tal vez era por las lesiones que me tuvieron mal durante el año pasado, la inactividad. Pero ya dentro de la carrera, fui ganando en seguridad. El ritmo me favoreció. Al no estar Marilson o Piedra, no se planteó una prueba tan rápida. Y me sentía entero para el sprint final”, contó.
Carriqueo, en los últimos años, se apoderó de las marcas nacionales de 1.500 y 3.000 metros llanos, y consiguió en mediofondo su clasificación para los Juegos Olímpicos 2008 y el Mundial 2007. Ahora, en la transición hacia el fondo (5000-10.000) alcanza el título sudamericano. Y vuelve a clasificarse para el Mundial.

“La verdad es que ahora no tengo muy en claro cómo seguirá la temporada. Hay objetivos como el Mundial o los Panamericanos, pero quiero pensar en prioridades y pruebas. Voy a intentar buenas marcas en 10 mil, pero no dejaré de correr distancias como 1500”, aseguró Javier. Su sueño está puesto en clasificar nuevamente para los Juegos Olímpicos.
“Por suerte, todo lo malo que fue el 2010 ya quedó atrás. Tuve una lesión que no parecía tan complicada al principio y después me dejó inactivo. Por suerte, ya estoy recuperado”, expresó.
Su llegada triunfal en los 5.000, durante la última recta, fue emotiva. Lo ovacionaron desde todo el CENARD.

X