José Manuel Roás y su hijo completan juntos otro maratón de Sevilla

Reconozco que estas historias nos emocionan por lo que significan, por todo el trabajo que hay detrás y que no siempre se puede entender si no es por el amor infinito de un padre y una madre hacia un hijo. Una historia de superación personal que nada tiene que ver con las grandes marcas, pero sí con lo que representan los valores del deporte. Hoy Pablo Roás vuelve a ser un protagonista muy especial del Maratón de Sevilla.

José Manuel Roás cumple este año 54 años y tiene cinco hijos, uno de ellos, Pablo, con parálisis cerebral, afectado por el síndrome de West. Pero José Manuel Roás, profesor de Geografía e Historia en un instituto de Sevilla, ha sabido disfrutar siempre y sacar el lado bueno de la discapacidad de su hijo junto con el resto de su familia. Descubrió que Pablo y él comparten una misma afición: el deporte. Y ha corrido y ha terminado maratones en Sevilla, Madrid y Nueva York empujando la silla de Pablo. Hoy no han querido perderse una nueva edición del maratón de Sevilla.

Para José Manuel salir a correr con su hijo Pablo es un regalo enorme. Haber encontrado una afición común con él, con unas características tan especiales como las que tiene, es algo que querría cualquier padre. No era previsible que alguien como Pablo, tan limitado, manifestase una predilección que coincida plenamente con la de su padre. Y nadie se imagina lo que supone verle tan feliz mientras corren juntos, no hay palabras para describirlo. Una cosa es cuidarle, quererle, entenderle -dice José Manuel-, pero que él te devuelva una risa, un gesto, significa un regalo enorme. Comparten una misma cosa. Y José Manuel lo que valora es la alegría de su hijo durante las carreras.

Corredor desde 1998

La primera maratón de José Manuel, gran aficionado a la carrera, fue en 1998 y la primera con Pablo fue en 2014. A pesar de los años que lleva corriendo de forma individual o en equipo con su hijo, el miedo siempre está ahí. Y el miedo no podía faltar en la previa al maratón de Sevilla.

Hace apenas una semana salían a rodar juntos 17 kilómetros y las molestias por tanta lesión acumulada de llevar corriendo muchos años seguían ahí. Hace tiempo que correr sin dolor forma parte ya de la historia lejana, decía el protagonista de la historia. Este año, además, el equipo ha crecido y Mario, el hermano mayor de Pablo, ha querido sumarse a esta nueva maratón en Sevilla. Ha ido acompañando a su padre y a su hermano por todas las calles de la capital hispalense para completar la prueba marcando un crono de 4h06:24, un registro que verdaderamente hay que poner en valor por el tremendo esfuerzo de un equipo que solo padre e hijo pueden hacer que funcione cada día mejor.

Foto: Twitter // 123acorrer

Desde Planeta Triatlón, solo felicitar a toda la familia por el esfuerzo que cada uno de ellos hace para que Pablo pueda seguir corriendo junto a su padre, y ahora también, junto con su hermano Mario. Sois un ejemplo.

Fuente

X