Kristina Vogel, a los 7 meses de su terrible accidente: “Cuando veo deporte, todavía me enciendo”

En junio de 2018 Kristina Vogel sufría un accidente mientras entrenaba. La ciclista de 28 años, campeona en Londres 2012 del oro por equipos y del individual en Río, se encontraba en el velódromo de Cottbus entrenando para el Gran Premio de Alemania de velocidad. Durante una de las sesiones, junto a la también campeona mundial Pauline Grabosch, sufrió una colisión con otra ciclista que había entrado de manera repentina en la pista justo en el momento en que Vogel comenzaba a acelerar y rodaba a una velocidad de 64 km/h. Inmediatamente fue trasladada al hospital de Berlín donde fue inducida al coma y operada de urgencia de la columna vertebral.

En los primeros momentos se llegó a temer hasta por su vida. Hasta la primera de septiembre no recibimos ninguna información al respecto de su estado, hasta que el periódico alemán Der Spiegel confirmaba los peores augurios: “Es una mierda, no se puede decir de otra manera”, comentaba la ciclista alemana. “No importa cómo lo mires, ya no puedo caminarCreo que cuanto antes aceptes una situación como esta, antes aprenderás a lidiar con ella“.

Unos meses después de la tragedia y con la tranquilidad que solo el tiempo proporciona en estas situaciones, Kristina Vogel ha confesado que a pesar de no poder volver a andar nunca más, seguirá sintiendo la misma pasión por el deporte cuando participe como comentarista en los Campeonatos Mundiales de pista que se celebran esta semana en Pruszków,  Polonia.

El fuego sigue aquí“, dice la ciclista alemana. “Cuando veo deporte, todavía se enciende en mí la pasión. Cuando veo cómo la gente pelea en la pista, realmente lo disfruto porque puedo saber lo que se sienteen la pista. La alegría de ganar y de celebrar la victoria. Después de mi accidente en la pista, no voy a desaparecer. Espero poder dar a los espectadores algo más, con toda esta pasión que sigo sintiendo por dentro. Espero poder encontrar un objetivo a esto que siento.”

Vogel, que nació en Kirguistán pero se mudó con sus padres a Alemania cuando solo tenía seis meses, ha empezado a practicar un nuevo deporte, el tiro con arco en silla de ruedas. Sin embargo, a pesar de las especulaciones de que podría intentar competir en los Juegos Paralímpicos, dice que sólo lo hace por su bienestar físico. “Por el momento, no echo de menos la competición. Practico tiro con arco porque es importante para todo mi core. Estoy paralizada hasta el pecho. Lo que significa que no tengo músculos abdominales ni en la espalda, pero aún así necesito utilizarlos en mi vida diaria. Así que cualquier deporte que pueda hacer es bueno”.

Fuente

X