La Operación Aderlass habría descubierto una nueva vía de dopaje entre los profesionales

La Operación Aderlass saltó a la palestra hace algo más de año y medio, en febrero de 2019, cuando varios esquiadores fueron detenidos durante los Campeonatos del Mundo de Esquí Nórdico, celebrado en tierras austriacas.

Desde entonces, varios deportes se han visto salpicados por esta trama de dopaje, especialmente el ciclismo. Alessandro Petacchi, quien ganase la Milan – Sanremo en 2005, era la cabeza visible de una operación que tenía a Mark Schmidt en el centro del escándalo.

Junto a ellos, Stefan Denifl de Aqua Blue, Georg Preidler de FDJ o Kristijan Durasek de Lampre-Merida eran más nombres de una trama que afectaba principalmente a eslovenos y austriacos.

Un nuevo producto dopante, al descubierto

No obstante, este fin de semana se ha sabido que la polémica podría ser mayor.

Según apuntan desde Het Nieuwsblad, una nueva droga con un efecto similar a la EPO, que aún no está en el mercado, ya habría sido utilizada por ciclistas profesionales, según la policía.

ciclista gps ciclocomputador
Foto: Envato Elements

Se cree que los investigadores han obtenido los nombres de varios ciclistas que utilizaron el producto y los han transmitido a la UCI y a la Fundación Antidopaje del Ciclismo (CADF).

Siempre siguiendo la información del periódico belga, el nuevo producto se conocería como H7379 Hemoglobina Humana, y resultaría una forma sintética de hemoglobina cuya característica principal es que ayudaría a aumentar la transferencia de oxígeno en el cuerpo.

Los investigadores estiman que en 2016 y 2017 ya se habrían dado casos de consumo dentro del pelotón.

El uso de H7379 se recogió tras el arresto el mes pasado de un croata que se cree que suministró la droga a Mark Schmidt, el ex médico del equipo de Gerolsteiner y Milram. El proveedor también habría proporcionado a varios ciclistas cuyos nombres habrían sido trasladados a la UCI.

Fuente

X