Las cuestas en la bici: ¿sentado o de pie?

Cuando los triatletas y ciclistas se tienen que enfrentar a los entrenamientos y competiciones, una de las cuestiones que más interés -y dudas- suscita es cómo realizar las ascensiones: ¿sentados o de pie? ¿cuál de las dos es más eficiente?

Como todo en esta vida, la respuesta a esta pregunta no es única y verdadera. Hay varios factores que inciden para saber cuál se adapta más a nuestras características sobre la bicicleta.

La inclinación

Una de las principales causas ajenas al deportistas que pueden influir en su posición corporal es la inclinación de la cuesta que se va a tener que ascender.

En líneas generales, siempre se ha pensado que ascender una cuesta sentado influirá en la velocidad del deportista, ya que irá más lento que si lo hace de pie.

Ir sentado hará al deportista llevar un ritmo estable y mantenerlo, y por lo tanto mantener una cadencia estable. Por tanto, puedes ir sentado en una cuesta si la inclinación de ésta es pequeña.

Por otra parte, cuando realizas un ascenso de pie puedes generar más potencia, pero eso aumentará tu ritmo cardíaco y puede llegar a sobrecargar la musculatura de las piernas..

En general, es recomendable esta posición -de pie- para inclinaciones de ascenso cuando la cuesta es muy empinada.

Esto sucede porque, aunque con una cadencia estable  y una inclinación baja lo más recomendable para llevar una velocidad y ritmo útiles es ir sentado, pedaleando de pie el ciclista aumentará los vatios de potencia en la carrera.

Además, ya comentamos aquí que una buena opción es alternar ambas posiciones ya que eso servirá para controlar el lactato y aliviar la fatiga presente en los músculos.

La distancia

Por otro lado, la distancia de la cuesta también influye en la posición. Asi, si es una cuesta corta, es mejor realizarla de pie porque se genera más potencia puntual.

El peso del deportista

Otra característica que influye en la postura es el peso del deportista. Todo el mundo sabe que  cuanto más peso corporal tenga el ciclista, más esfuerzo tendrá que realizar y más energía tendrá que gastar para conseguir los mismos resultados que un deportista más ligero. 

Ya sabemos que un ciclista más ligero va a subir las cuestas más rápido que otro con más peso corporal, que son más rápidos en las bajadas. Ya sabemos que un ciclista más ligero va a subir las cuestas más rápido que otro con más peso corporal, que son más rápidos en las bajadas.

Por tanto, para un ciclista de bajo peso le será más fácil por sus características mantenerse de pie sobre la bicicleta mientras que un deportista de peso más elevado preferirá mantenerse sentado.

La velocidad empleada

En cuanto a la velocidad empleada por el deportista, como ya comentamos aquí, es recomendable ponerse de pie cuando llevamos una inferior a 20 km/h.

El tipo de terreno

Hay características ajenas al deportistas que también pueden influir sobre la postura adecuada que debe llevar en la ascensión. Así, la bicicleta y el tipo de terreno en el que se rueda también pueden ser claves. Por ejemplo, si el ciclista está rodando sobre un terreno de grava o arena, es más recomendable hacerlo sentado para provocar que las ruedas cuenten con más tracción.

Fuente