Lyndy Davis, 1h21m en los 21k con un cochecito de bebé

Son muchos los corredores entrenados -nos incluimos en la lista- que soñarían con una marca de 1h21m38s en una media maratón. Ahora, imaginen hacer ese tiempo con una carrito de bebé de tiro. Eso fue lo que consiguió la atleta Lyndy Davis en los 21k Foot Traffic Flat, en Oregon, Estados Unidos.

Lyndy Davis, a 3’52 por kilómetro

El ritmo de prueba de Davis fue de 3’52 km/h arrastrando el cochecito donde estaba su pequeño hijo Quentin, de apenas nueve meses. Cabe destacar que Lyndy Davis no es una atleta amateur y sí una profesional que se clasificó para los trials olímpicos estadounidenses en 2017, con una marca en maratón de 2h39m.

Lyndy Davis con su hijo Quentin
Lyndy Davis con su hijo Quentin

Sin embargo, poco después de conseguir esa marca se enteró del embarazo que traería a Quentin al mundo. No fue algo que pareció frentar el ritmo de Davis, que corría hasta 20 kms en la semana 31 de embarazo. De hecho, la atleta llegó a correr durante una hora el día que dio a luz.

Depresión y resolución

Después del nacimiento de Quentin, Lyndy entró en una depresión post-parto que la tuvo casi fuera de actividad hasta que el bebé cumplió seis meses. Fue allí donde se decidió a colocarse un arnés en la cintura para correr con el cochecito detrás, sin tener que dejar a su hijo en casa y pudiendo volver de a poco.

Cuando los movimientos comenzaron a salirle naturalmente, Davis decidió ponerse el objetivo de batir el récord mundial de 21k con cochecito de bebé, que estaba en el Libro de los Récords Guinness desde 2016, con una marca de 1h27m34s.

Fuente

X