Ola de calor: El maratón de IRONMAN Frankfurt se disputará a 38 grados

Este fin de semana se disputa una de las pruebas más esperadas del año: el Campeonato de Europa de IRONMAN. Como es tradicional, tendrá lugar en la localidad alemana de Frankfurt, donde se darán cita nombres como los de Sebastian Kienle, Jan Frodeno y Patrick Lange en categoría masculina, o Daniela Bleymehl, Anna Haug o Sarah True en la femenina.

A la exigencia habitual de los 226 kilómetros, este año hay que añadir la ola de calor que asola Europa en estos momentos. Las previsiones meteorológicas han estimado que el domingo en Frankfurt habrá hasta 38 grados a partir de la una de la tarde. La reacción de los organizadores del evento no se ha hecho esperar y han tomado una serie de decisiones para velar por la seguridad de los triatletas y evitar casos como el de 2015.

En aquella ocasión, en la que la prueba también se disputó por encima de los cuarenta grados, un triatleta británico perdió la vida por un incremento de la presión craneal por una mala gestión del consumo de sales: pese a hidratarse en todos los puestos, el deportista, de 30 años y con experiencia previa en IRONMAN, prescindió del sodio, lo que terminó provocándole un edema cerebral.

Importantes cambios en la prueba

Aquel 2015 había hasta siete puestos de avituallamiento y cada 1,5 kilómetros los deportistas podían tomar alimentos salados y bebidas isotónicas. Para refrescar a los participantes se instalaron cada kilómetro duchas y se distribuyeron 14 toneladas de hielo. Aún con estas medidas de prevención, 24 triatletas fueron atendidos por los médicos y siete ingresos en la UCI. Este año se repetirán estas medidas y es posible que incluso sean mayores.

En esta edición el circuito de carrera a pie será modificado. Los organizadores han solicitado un ajuste del recorrido en el lado norte del recorrido, que tradicional trascurre a orillas del Main. Su idea es desplazar el recorrido unos sesenta metros hacia dentro del parque, de tal manera que los triatletas recorrerán unos 700 metros más a la sombra, evitando que el sol les dé de manera directa.

Presencia española

Junto a los grandes favoritos, también contaremos con representación española el próximo domingo. Saleta Castro será nuestra gran baza en categoría femenina. La gallega, que en 2018 se hizo con la novena posición, luchará este año por los puestos de relevancia y por el pase directo al Campeonato del Mundo de IRONMAN. No lo tendrá fácil. Aunque figuras como Anne Haug o Daniela Bleymehl ya tienen la clasificación bajo el brazo (la primera necesita simplemente cruzar la meta), otros nombres como el de Sarah True -cuarta en Kona 2018 y segunda en Frankfurt 2018- o Skye Moench se lo pondrán muy difícil.

Habrá como mínimo dos slots para Kona, con lo que hasta una cuarta posición podría darle el pase a la de Zone 3.

Por su parte, en chicos, contaremos con la presencia segura de Víctor Arroyo y Sergio Bolado. Está la incógnita de saber qué hará Iván Raña, que también está inscrito a IRONMAN Austria -a disputar la próxima semana-, y donde por su histórico puede tener más posibilidades de clasificar. En grupos de edad dos nombres se jugarán el slot: Fernando Barahona, que lograría su cuarto slot consecutivo, e Iván Herruzo, que ya estuvo en The Big Island en 2017.

Fuente

X