Empezar a Correr

Si tu decisión es largarte a correr algunas de las tantas carreras que se organizan a lo largo de todo el año, harías bien en leer este articulo. En el mismo encontraras consejos, y los errores mas frecuentes que pueden dificultar el alcance de tu objetivo.

Antes de subirte a tus zapatillas y largarte al andar, seria bueno que tengas en cuenta algunos consejos, que harán más confortable tu carrera. Uno de los factores a los que debes dar gran importancia antes de comenzar una carrera es al precalentamiento o entrada en calor, ya que es fundamental preparar el corazón, las articulaciones, los músculos y los pulmones para el trabajo intenso.

Comienza con un trote suave entre 8 y 10 minutos. Aumenta progresivamente el ritmo, luego realiza ejercicios de estiramiento y trabaja tu movilidad articular: cadera, tobillos, rodillas, y no olvides el miembro superior: hombros, brazos y muñecas; de esta manera tu motor estará preparado para correr. Visitar el baño antes de la largada es una buena manera de prevenir molestias en el trayecto.

Ahora si, a correr se a dicho. En primera instancia ponte metas que puedas cumplir, 4 a 5 Km. es lo aconsejable, para un buen comienzo el secreto es encontrar tu ritmo o paso de carrera, este debe ser lo suficientemente cómodo, si eres novato, para que te permita llegar a la meta propuesta. Verás que mucha gente comienza rápido, tu no te preocupes por eso, si mantienes un ritmo adecuado llegarás bien, y en los últimos metros hasta lo podrás aumentar, por lo contrario, si arrancas de entrenada exigido, será muy probable que te quedes sin resto o lo peor que abandones en la mitad.

Buscar tu ritmo de carrera, será la herramienta fundamental que te llevara al éxito, luego trabajarás en él y lo mejorarás. En primera instancia el ritmo adecuado es aquel que te permite hablar con un compañero que va a tu lado, sino puedes mantener dicha conversación, estas yendo muy ligero. Los movimientos excesivos consumen energía y oxigeno, no des saltos, ni muevas bruscamente los brazos hacia arriba y hacia abajo, ni dejes balancear tu cabeza más de lo necesario, economiza esfuerzo y obtendrás beneficios.

El segundo ítem a tener en cuenta, no menos importante que el primero, es la hidratación. Procura estar hidratado antes, durante y después de la carrera. Antes de largar bebe unos vasos de agua, durante la carrera hidrátate al menos cada 15 minutos, aún cuando no tengas sed estarás sudando, para cuando tu cuerpo te indique que es momento de beber, será demasiado tarde para compensarla, y la fatiga producida será irremontable.De igual importancia es hidratarse cuando llegues a la meta.

En la largada, generalmente mis alumnos me preguntan dónde me ubico con respecto al pelotón, ¿delante, detrás? Mi respuesta es: ningún extremo es bueno, si eres principiante ubicarte adelante te traerá muchos problemas ya que los corredores avanzados te pasarán por encima y puede llevarte a trastabillar y golpearte, además de la ola de desaliento que sentirás al ver que te supera gran cantidad de gente. En cambio ubicarse por detrás del pelotón implicará que tendrás que abrirte camino serpenteando entre la multitud, lo cual será un gran desgaste y dificultad para tu andar. El lugar mas propicio es ubicarte en el medio del pelotón, de esta manera podrás arrancar a un ritmo constante sin tener que luchar para correr. Verás que a medida que cada corredor toma su ritmo se abrirán espacios, y la marcha será mas fluida y sin entorpecimientos.

Los aspectos tácticos y estratégicos son tan importantes como el resto. Dos aspectos inseparables en toda carrera son el físico y el mental, por eso es sumamente importante poseer conocimiento de la distancia a correr y que ritmo llevar, así como donde posicionarse. Cuanto más equilibrados tengamos dichos aspectos, mayor será nuestro rendimiento.

En tus últimos metros, cuando veas la llegada, no disminuyas el ritmo de carrera, sino auméntalo y no te detengas hasta haber pasado la meta. Muchas carreras se perdieron por décimas de segundos. Al cruzar la meta no te detengas de golpe, disminuye la velocidad y camina unos cuantos metros. Luego dedícale unos 10 minutos al estiramiento y vuelta a la calma del cuerpo, practícalo y luego me lo agradecerás, ya que el cuerpo realiza un gran esfuerzo durante la carrera, el descanso posterior, es tan importante como la competencia misma.

Por último hablemos de la vestimenta más adecuada. La parte más importante de la equipación es el calzado, ¡atención!, unas zapatillas inadecuadas pueden provocarte rozaduras y, lo que es peor, lesiones. En cuanto a la ropa, debe ser ligera y muy transpirable, lo mejor son las prendas de algodón. Nunca estrenes ropa el día de la carrera, ya que las costuras nuevas producen rozamientos y estas, lastimaduras. En cuanto al ajuste de los cordones, realízalo de manera normal, nos los aprietes demasiado ya que los pies tienden a hincharse debido al acumulo de impactos contra el piso, es por eso que resalto que el calzado debe ser bueno y con adecuada amortiguación, evitando de esta manera futuras lesiones.

Finalmente, recuerda que para lograr conquistar una meta hay que desearla, pero nada, ni nadie puede obligarte a desearla. Con entrenamiento y perseverancia mejoraras tus marcas y logros. El running siempre te dará la revancha.

Fuente: neoteam.com.ar

X