Roglic gana la batalla a Bernal en medio de una granizada que siembra el caos en el Dauphiné

El esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma) se ha impuesto hoy en la segunda etapa del Criterium del Dauphiné disputada entre Vienne y la cima del Col de Porte, con un recorrido de 135 kilómetros, donde se enfundó el maillot amarillo y ya es líder de la carrera. Sin duda, todo un aviso de Roglic y de su equipo ante las apuestas previas al Tour de Francia.

Mañana se disputará la tercera etapa entre Corenc y Saint Martin de Belleville, de 157 kilómetros. Otra jornada que incluye solo dos puertos, pero temibles: La Madeleine, de categoría especial, 17,3 kms al 8,3 por ciento y el Col de Saint Martin de Belleville que conduce a meta, un primera de 14,8 kms al 6.

El granizo siembra el caos

Pero además de la victoria de Roglic, la noticia hoy ha sido también la tormenta de granizo que protagonizó la entrega de premios. Una fortísima granizada ha sembrado el caos en la cumbre del Col de Porte, donde ha finalizado la segunda etapa del Dauphiné, minutos después de que entraran los primeros clasificados con el esloveno Primoz Roglic al frente.

La tormenta desatada ha perjudicado seriamente a gran parte del pelotón que aún no había llegado a la línea de meta, donde hubo de suspenderse la ceremonia del podio.

“Muchos ciclistas, incluidos nuestros muchachos, fueron golpeados por una tormenta de granizo, la peor que hemos podido vivir en nuestra vida. La escena era un caos, un caos total, con corredores corriendo para cubrirse, golpeados con fuerza por minipelotas de ping pong heladas”, comenta el equipo Israel Start Up en su cuenta de twitter.

Foto: Instagram // Tim Declercq

Otro testigo de la tormenta comentaba que “acabamos de acoger a una madre y a su bebé que quedaron atrapados”.

La ceremonia del podio se estaba celebrando cuando el techo inflable cayó al suelo y Bernal estaba recibiendo el maillot blanco de mejor joven clasificado.

Fuente

X